LEER ANTES DE USAR.

-Comentarios sujetos a moderación.
-Sin Manías NO ES un blog de contactos entre sus lectores y/o miembros, ni de intercambios de experiencias.


-NO SE ADMITE la publicación de datos personales de usuarios, como emails, nº de teléfono, links a páginas de FACEBOOK o similares al comentar una entrada del blog. Cualquier intento NO SERÁ PUBLICADO y AUTOMÁTICAMENTE REPORTADO a blogger como SPAM. Mostrar públicamente este tipo de datos es algo que los usuarios registrados deciden al crear y/o modificar su perfiles en blogger, hecho totalmente ajeno a Sin Manías y del cual no nos hacemos responsables.


-NO se admite PORNOGRAFÍA INFANTIL.
-TODOS los modelos son mayores de 18 AÑOS.
-Contenidos VIOLENTOS NO serán admitidos.
-TODO lo que vas a ver aquí es PURA FICCIÓN.


-TODOS los VÍDEOS y FOTOGRAFÍAS han sido obtenidos gratuitamente DE LA RED. No se dispone del copyright de los mismos. Si algún contenido te pertenece y no deseas que aparezca, contacta con el administrador, y tu material será inmediatamente eliminado de este blog.


Y una recomendación final:
... Si no te gusta lo expuesto más arriba, y lo consideras ofensivo, no sigas leyendo y sal inmediatamente de esta página.


sábado, 27 de julio de 2013

Mi pesado hermano cae en la trampa (Relato)


Llega la hora de ampliar la biblioteca sinmaníaca con un nuevo relato que firma DEVILMAN, un seguidor de nuestro blog. 
Curioso lo que surge de una simple imagen, dice Devilman en su email de presentación. Una foto le inspiró el relato que vamos a leer. La foto es ...¡ya se os van los ojos,  pendejos
Pendejos vosotros, no vuestros ojos... La foto es esta que veís aquí:



¿Qué relato, qué personajes y qué situaciones surgieron a partir de esta foto?
Vamos a averiguarlo juntos.


MI PESADO HERMANO CAE EN MI TRAMPA.


Lo que estoy por relatar pasó hace un mes exactamente. Mi nombre es Daniel y tengo 19 años, asisto a mi último año de preparatoria y soy bisexual. Ya hace tiempo (a los 14 creo) había empezado a sentir atracción hacia otros hombres por pura lujuria y hormonas. Aunque nunca me gusto ninguno de mis burros compañeros de clase, muchas veces tuve fantasías en las que pensaba en darle una mamada a algún wuey o recibir lo mismo de él.
Hace un mes tenía planeado algo especial, tenía apenas una semana de conocer a Teresa, una chava que conocí en la fiesta de un amigo. La niña es una reina, de cabello café claro y unos ojos hermosos y lo mejor de todo, un culo enorme y perfectamente hermoso. Mi plan era que ella llegara a mi casa, echarle el rollo un rato, tomar algo y ahí entraría mi plan en su clímax: un cuate de cierta facultad me había pasado unas pastillas que según el eran capaces de “humedecer a cualquier chica en cualquier situación”. Recuerdo que la curiosidad me carcomía cuando me las paso y me tome una en mi habitación. Apenas 5 minutos después me mi temperatura estaba a tope y mi verga estaba a su máximo.
El timbre se escucho y fui a la cocina por un par de cervezas (mis jefes no estaban así que aprovecharía) y en una de ellas metí dos pastillas hechas polvo. Ya estaba ansioso de ver el resultado y sentía mis huevos cosquillear. Por fin recibí a Teresa y nos saludamos con un beso en la mejilla, no debía sospechar mis secretas intensiones. La pase a la mesa, le di su cerveza y estuvimos platicando de cosas a las que ni si quera ponía atención, hablamos de la fiesta, de cómo me quede hasta el amanecer y de los cuates en común hasta que llego el pesado de mi hermano; Javier.
Me hermano Javier es solo dos años mayor que yo y de hecho nos parecemos bastante físicamente; aunque su cabello es algo más claro que el mío. Aparte de eso somos totalmente opuestos, el es un niño fresa insoportable, estudioso, mamon y aburrido. Tiene fama de deportista y las chavas de la colonia lo andan siguiendo como idiotas y a diferencia de mi, que uso el cabello largo y alborotado, el tiene el cabello cortísimo
– Ah, Javier, no…..llegarías en la noche? –
- Si, si…..pero ya ves, estoy de vuelta, no me vas a presentar? –
- Tere, el es mi hermano así que…ven. Acompáñame – le dije a la chava cortántemente y comencé a subir las escaleras. Ella saludo ligeramente a Javier y me siguió a mi habitación. Solo me faltaba eso, que la muy burra se interesara más en mi hermano que en mi. Llegamos a mi habitación y nos sentamos en mi cama para seguir hablando tonterías – Oye, tú y tu hermano se parecen mucho –
- Pfffff, es un mamón pesado, no lo aguanto, somos demasiado diferentes –
- Pues a mí me cae bien – la verdad me sentía bastante “alegre” y ya me faltaba paciencia, y más aun al estar hablando del mamón de Javier, así que me acerque sin decir nada y la bese
suavemente. Ella por supuesto, no se resistió a mi encanto (casi ninguna chava se me resiste jeje), después siguió otro beso y puse mi mano en su hombro para bajarle la blusa pero ella me detuvo – No….no, espera…..-
- No te gusto?-
-Si me gustas mucho, pero no pensé que quisieras esto…digo, nos acabamos de conocer…..-
Ya estaba bien impaciente y urgido y ahora ella me pedía mas citas, mas semanas para conocernos ya poder dejarse? Por fin la tome de la cintura y la jale con todas mis fuerzas hacia mí. Ella quedo por completo encima de mí y para ese entonces ya no podía ocultar mi erección, la cual prácticamente se le clavo entre los senos. Eso fue épico!!!!! Pero ella se levanto muy molesta
– Eres un pendejo!!! – me grito y se fue muy digna, escuché que bajo las escaleras y se fue. Ni trate de seguirla, ya la había cagado definitivamente y por urgido así que solo me recosté y reí, frustrado. Mi verga seguía durísima y aun me había quedado adolorida por el apachurrón que me dio la tipa; su pecho quedó exacto a la altura de la punta de mi verga y sintió deliciosos ese apachurrón. Cerré los ojos y sentí mi erección bajo mis pantalones con toda su gloria. ¿Qué había salido mal?
- Te pasas Daniel – Eso era lo que había salido mal!!!!
– Que quieres idiota? – le dije a mi hermano, el cual estaba en la puerta de mi cuarto muy sonriente. Tenía a esperanza de que se hubiera aburrido al estar nosotros arriba un buen rato y se hubiera ido, pero seguía en casa.
 – Daniel, eres patético, así no se trata a una chica, o al menos no a las chicas que conozco. Parece ser que ella no es del “tipo” de chica que esperabas –
-Que haces aquí? No deberías estar con Jesica? (Jesica es la novia de mi hermano)-
- Si, si, estaba con ella-
-Y?-
-No había visto a sus amigas en varias semanas y decidió ir de compras con ellas-
- Jajajajajaa, enserio? Después de regresar de viaje, sin verte por dos semanas, por fin se reencuentran y ella prefiere ver a sus amigas? Así de insoportable eres, jajajajajajajaja- no podía creerlo, ambos estábamos en el mismo estatus de rechazados
– Cállate idiota – me dijo Javier y se tiro en la cama a mi lado – así son las mujeres, debes acostumbrarte a que no van a nuestro ritmo –
-Ya cállate, no tienes por qué estarme enseñando esas cosas, yo conozco muy bien a las viejas – le dije algo harto. El se cayó y tomo un sorbo de la botella que traía – Pues no, no tendría que enseñarte, al menos tienes muy buenos gustos en eso –
-¿Lo dices por Teresa? – le pregunte extrañado – Si, la vi salir muy enojada y la vista desde atrás era espectacular. Me recordó mucho a Jenny – nunca habíamos hablado de un tema así pero al estar los dos en una situación similar no lo note extraño – Ah sí….esa Teresa tiene un culo perfecto y la
verdad Jenny no se queda atrás para nada, he? – los dos reímos despreocupados – Y que paso? Con esa muchacha, Teresa…..hasta donde llegaron?-
-Pues a todo, hasta el final hasta que vio que mi vergota gigante no le entraba, así que se enojo y por eso se fue corriendo –
-¡Déjate de payasadas! – no entendí esa pregunta de Javier, se estaba burlando? Pero antes de replicarle me fije que en sus pantalones tenía un enorme bulto, estaba igual de erecto que yo! – Ya hasta se te paro idiota, o la traías así por Jenny? –
- Pues no sé, creo que si……es que esa muchacha que tenias aquí me incitó bastante rápido – y comenzó a tocarse el paquete. Yo con la confianza del momento comencé a hacer lo mismo y me regreso la mente el cuerpo de Teresa cayendo sobre mi entrepierna
– ¿De qué sonreías? – Me pregunto Javier
– Pues que la nena esa estaba tumbada sobre mi con sus teclas justo en mi entrepierna – Javier cerró los ojos y lanzo un suspiro mientras apretaba su paquete con bastante fuerza. Me sacó bastante de onda en ese momento, no solo a ser así de relax con nadie, mucho menos conmigo
Wuey, ¿Qué tienes? Estas en celo o qué?
- Ahhh…jajaja, no se pero…ojala Jésica estuviera aquí
– Mmmmmm?
Estaba calientísimo el idiota en verdad. Después de tocarse se detuvo a recoger la botella para tomar un poco más
– ¡Eeeeh!….¿ Javier? ¿Qué tomas? –
- Una cerveza, quieres? – Mi hermano se había tomado la cerveza que había preparado para Teresa? El pobre había tenido tan mala suerte? Jajajaja, no lo podía creer, estaba a punto de deshacerme a carcajadas pero aguante todo lo que pude. Javier seguía entrado en sus fantasías, pensando no se qué y tocándose el paquete y meneándoselo de un lado a otro. Sería divertido probarlo un poco en ese estado tan patético, así que me abrí los jeans gastados y mi paquete salió de entre el cierre, mi ropa interior tremendamente abultada, luego me saque la verga con toda naturalidad y la deje al aire. Se sentía genial sentir la frescura del aire por fin.
Javier miraba como si nada y no replico en absoluto así que comencé a jalármela, de arriba abajo suavemente
– ¿Qué haces? Te vas a masturbar aquí mismo? – me pregunto estúpidamente mi hermano
– Pues si pendejo, este es mi cuarto, ¿no? Además tu deberías hacer lo mismo – le dije poniendo mi mano sobre su paquete. El dio un pequeño salto pero no replico en absoluto. Con una de mis manos seguí masturbándome y con la otra apretando suavemente y con ritmo el bulto de mi hermano. Después de un rato sentí su mano igual colocarse en mi miembro
– ¿Nos ayudamos? – me preguntó y empezó a jalármela de arriba abajo. La verdad se sentía chido que alguien más te la jale. Me éxito bastante y me excitó aun más tener el bulto de otro guey en mi otra mano. Nunca antes me había acercado a otro tipo. Sólo había estado con chavas.
Así estuvimos tonteando un rato con nuestras respectivas armas. Yo me quería aguantar la risa porque Javier ya estaba respirando agitádamente. Parecía muy entrado en el acto y no le importaba lo demás
 – Oye, ¿porque no te la sacas? – le dije y Javier se levanto un poco a quitarse el pantalón, dejándolo en el suelo
– Aahh… ¿Tanga? ¿En serio? – le dije burlónamente
– ¿Qué tiene? Así gusta más – y la verdad lo creí. Traía puesto una trusa negra bastante pequeña y bastante ajustada, cubría solo lo necesario y hacia ver su bulto enorme. En serio que me latió bastante como se veía. Tome su bulto colgante con mi mano y comencé a menearlo de lado a lado, después pase mis dedos en la base, donde van los huevos, y el por su parte, gustoso se dejó tocar por completo.
- Nunca se me había ocurrido hacer esto contigo Daniel….sssss –
- A mi menos, pero esta rico, ¿no? Ya solo falta que me la mames
 – Javier abrió los ojos y me miro riendo nerviosamente. Ambos reímos pero sabía que no se negaría, así que me acerque a su bulto y removí la tela que lo tapaba. Su verga salió dura y enorme, con el pellejo ya hacia abajo y con varios hilos de baba que se encharcaban en su ropa interior. Fue muy tentador y dude un poco ...



– ¿Qué te parece si hacemos un 69 wey? – le dije y él se recostó en la cama – No puedo creer que este haciendo esto... ¿En qué me estas metiendo?
- ¡Relax! Ambos lo necesitamos –
Me coloque sobre él y comencé a tocar su verga con mi boca. Estaba salada y gomosa en la pinta, dura y carnosa en el tronco pero aun así salada…Un sabor que jamás había probado antes con las chavas con las que había estado. Por otro lado sentó su húmeda boca engullir mi miembro, la forma en que sus labios rodeaban el tronco me hacia alucinar! Succiono y jugueteo con su lengua a todo lo que daba. Trate de comérsela un poco mas pero iba más lento que el obviamente, el sabor de su miembro era tan diferente y exquisito y su boca comiendo mi estaca lo era aun mas. Sentía cada detalle de su garganta y el la fuerte tibieza de esta misma y me desconcentre. Después de un rato ya no pude mamar bien y me incorpore encima de el.
Javier estaba prendado de mi miembro, chupándolo y deleitándose con él, lo rodeaba con sus labios y lo metía y sacaba hasta sacarme tremendos suspiros. Deje un poco más de cancha y a él no le incomodo que no se la mamara. Ahí me dio un click bastante fuerte, al ver a mi hermano sin pantalones, chupándome la verga y pasándole la lengua, se sentía maravilloso pero era mi hermano!!!! El tipo con el que tanto me peleaba, el pesado y aburrido!!!!!
Excitadísimo, me quite la playera vieja que tria puesta quedando totalmente desnudo, solo con el tatuaje de mi brazo y comencé a acariciarme de arriba abajo, desde las piernas hasta el abdomen. Pasaba una mano por mi pecho y mi estomago mientras que con la otra acariciaba el cabello de Javier. El me miraba sin distraerse de su tarea, al contrario, chupaba más fuerte y su miembro a pesar de estar sin atención, seguía humedeciéndose.
- Chupas de maravilla Javier…ssssss…uuuuu…..- después fue pasando sus manos también por mi cuerpo, acariciando mis piernas y pasando por mi estomago, mi ombligo. Se levanto y comenzó a besar mi pecho, a lamer mis tetas y a mordisquearlas con fuerza y apetito. Las chupadas en mis pezones fueron algo que nunca había sentido antes y me pusieron aun más caliente, me encantaba ese acto tan incestuoso y la forma tan cachonda en que mi hermano se entregaba.
Javier me tumbo en la cama y se quedo sobre mí, devorando literalmente mi pecho pero también meneando su cadera, de adelante hacia atrás, restregándome su duro pito en mi pierna y con
bastante fuerza. Poco a poco fue subiendo, mordisqueando y lamiendo mi cuello y su miembro también fue subiendo mientras me daba empellones
– ¡¡¡Espérate!!! Espérate pendejo!!!!! Estas pesado – y lo empuje a un lado.
Tenía la idea de aprovechar al máximo la situación ya estando ambos en tan mal estado. Mi cachondez también influyo de hecho……me di la vuelta y me puse de a 4 patas
– ¿Estas seguro Daniel? –
- Si wey, ándale, antes de que me arrepienta – Javier se quito finalmente su camisa azul quedando ambos por fin desnudos. De hecho si éramos bastante parecidos físicamente aunque sus pectorales estaban más definidos y anchos (en lo demás ahí nos vamos, ambos tenemos buenos músculos). Sentí la puntita en mis glúteos como los abría hasta tocar tope, después fue entrando con un dolor agudo hasta que por fin, el muy bestia empujo con todas sus fuerzas abriéndome de par en par sin anda de cuidado.
El cerebro se me paralizó del dolor, me estaba arrepintiendo del jueguito que había empezado, no pensé terminar casi violado por mi hermano. Pero ya con el miembro dentro ya solo quedaba explorarlo
 – ¡AAAAAAAAAAGGGGG !– gritamos ambos
– ¡Dios! Tienes un culo mejor que el de Jesica!!!!! – y empezó a manosearme las nalgas, a apretarlas y a nalguearlas
– Agggg….wey….¿así coges a tus viejas? ¡No tan brusco!!


Empezó a sacar su verga de mi culo sujetando mi cadera. La mantuvo casi afuera un rato y la volvió a meter. La verdad dolía un chingo y la salchicha de mi hermano esta larga en verdad (unos 20 cm) pero cada vez que tocaba fondo sentía un cosquilleo nacer de mu culo y estremecer todo mi cuerpo. Aun así no terminaba de gustarme. Javier empezó a hacerlo más rápido, a empujar más fuerte y sacarla con mayor velocidad. Esto me dolía mas aun pero se sentía más rico al entrar por completo
– Daniel, tienes un culo perfecto! Nunca me había fijado…-
Después de un rato me recosté de lado, cansado, y el detrás mío me la volvió a meter. Esta segunda vez me dolió menos y se sentía más rico aun ya adentro
– A….sss…ayy…Javier…..eres bueno –
- Así es como le doy a Jesica…mmmmm..¿Eres virgen verdad?-
- Si, del culo por supuesto que si!! Uyyyy..mmmm….pinche Jesica que prefirió a las amigas –susurré
- Si……aunque a dos de sus amigas también les doy –afrimó él.
- ¿En serio? – PreguntÉ entre jadeos
– Si…..Rebeca, me la comió una vez en una fuesta…sssss…mmmmmm – comenzó a aumentar su fuerza en las cogidas de repente
– Amm…no mames….sssss…siii……Javier, coges de poca madre ...
- ¡Aaaaaa…te la tragas entera Daniel– y después de un rato, la calentura era demasiada y Javier se corrió dentro de mí y yo hice lo mismo con un orgasmo de poca que casi me deja inconsciente. Al terminar quedamos ambos tumbados en la cama, jadeando y treméndamente cansados
– Daniel….Daniel….¿Cogimos? –
- Ah, ah…si - suspiré
- No puede ser – dijo mi hermano, ya mejor vuelto en sí y algo inquieto
 – No te preocupes, nadie se entera, te lo juro por mi vida –
Daniel me sonrió y nos quedamos descansando un rato. Luego se fue a dar una ducha y más tarde llegaron nuestros papas. Toda esa noche el cuarto quedo oliendo a sexo como prueba de lo que había pasado esa tarde, algo que jamás soñé ni espere. Por supuesto que no le he dicho a Javier que todo fue por las pastillas. Pero no es necesario que se entere. A Teresa ya no la volví a ver pero ese día pude probar por fin si tengo o no madera de bisexual, y la verdad me encanto sentir un miembro bien duro jodiéndome.
Tres semanas después (ósea hace una semana), Javier tuvo una discusión con Jésica y volvió bastante enojado a la casa y de noche. Mama estaba algo preocupada pero lo dejo tranquilo, Javier subió a las habitaciones pero nadie se dio cuenta de que no fue a su habitación sino que entro a la mía. Yo estaba apenas empezando a agarrar el sueño cuando el tonto entro a tirarse en mi cama. No nos dijimos nada, comencé a explorar de nuevo el cuerpo de mi hermano en la oscuridad y el hiso lo mismo. Esa noche nos hicimos un 69, y de nuevo me cogió de a perrito y luego le toco a él recostado y conmigo cabalgando sobre su miembro.
Estoy pensando que Jésica esta sobrando un poco en todo esto y también la forma de cómo hacer que mi hermano se deje follar el culo pero sé que eso pasara eventualmente, por ahora solo pienso disfrutar de este recién descubierto juego de incesto.


domingo, 21 de julio de 2013

De Principio a Fin

Hoy les quiero recomendar una película excelente y muy jugada. Es brasilera y no es porno. Es de temática gay. Es sobre dos hermanos (hijos de misma madre pero diferente padre) que se enamoran profundamente. Está muy bien hecha y muy cuidada. Les dejo el enlace de la peli completa en youtube con subtitulos. No dejen de verla.

Hotel Italia (Completa)

ATENCIÓN: 

VIDEO RECUPERADO, MEJOR CALIDAD DE AUDIO Y VIDEO PARA TI.


Sinmaníacos, estamos de suerte...
Como observo que existe cierto interés por la película de Lucas Kazan, Hotel Italia -y seguro que eso se debe a la escena que os trajo mi colega Gus- he encontrado la película entera.
La escena que en su día colgó Gus en el blog, abre el apetito por ver más: yo también me quedé con las ganas de ver qué pasaba en el baño, ¿no es cierto?


Pietro Cattani

Etore Tossi

Bien.
Hotel Italia dirigida por Lucas Kazan y editada en 1999 es una gozada de ver: no sólo por los bellísimos exteriores rodados en la costa italiana del Adriático, si no por la picante historia que plantea -si, hay pornos que plantean historias, no todo es un mete-saca-: el hijo pródigo de una familia italiana regresa a casa después de haber estudiado en USA. Y viene con su amigo, personaje que recae en el italiano Etore Tossi, todo un hunk. Es de suponer que ambos jóvenes son amantes... La escena en la que el padre del chaval interpretado por Pietro Cattani, los escucha mientras practican el sexo en la habitación de al lado no tiene desperdicio. Y su erección bajo los calzones blancos, tampoco. Ni mucho menos esa insinuación en el cuarto de baño, cuando el padre se afeita...


Pero no sufran (no sufráis) que todo llega y todo tiene su recompensa...
No cuento más, mejor lo veis mientras el vídeo aún esté disponible.
Buen provecho, que es como decir, buenas pajas...

miércoles, 17 de julio de 2013

Papá pasivo

Regalo de cumpleaños

Daddy fucks a teen o Regalo de cumpleaños, un clip sacado del horno de schoolboysscrets.com





jueves, 11 de julio de 2013

El Engaño (Relato)

Dice un proverbio (¿chino?):  La primera vez que me engañes, será culpa tuya; la segunda vez, la culpa será mía... 
Así comienza este relato que desde Colombia, entre el Pacífico y el mar Caribe, nos envía envía un 'relator anónimo',  seguidor sinmaníaco a quien no sólo le gusta escribir relatos eróticos, sino también explorar sus fronteras y situaciones, partiendo de una base insólita hasta el momento: la mujer, la figura materna, o la feminidad... ¿Quién manda, quien ejerce de sostén en nuestra sociedad -en la sociedad latina, en la europea, que tampoco es tan diferente- quién lleva el peso de la vida cotidiana sobre sus hombros y quién tiene que aguantar a la fuerza el dominio de la figura del macho? ¿Quién lleva los pantalones en la casa? ¿Quién ha hecho y haría todo por ti? En este relato -pura ficción, cuidado, aunque como afirma el autor, basado a su vez en otro relato leído hace años en lengua inglesa- no sólo son ellas las que demuestran estar al mando, si no que además, su pragmatismo y capacidad de organización les lleva a veces a ser capaces de resolver casi cualquier situación. Y si para ello deben recurrir al engaño, pues entonces gloria bendita... Todo sea por el bien común de la familia, y por el amor al prójimo. ¿No?
Disfrutadlo.

EL ENGAÑO
Por el relator anónimo

“La primera vez que me engañes, será culpa tuya; la segunda vez, la culpa será mía.” Proverbio



La relación con mi mamá siempre había sido muy buena, debo decir que corrí con suerte. No sólo era mi confidente, si no también era mi mejor amiga. Tal vez era por su educación en psicología, por su actitud e ideas poco conservadoras, o por el mucho tiempo que pasamos juntos. Sí, soy hijo único, nací cuando mi madre acababa de graduarse de la universidad, a sus 25 años. Mi padre tenía 28. Por el difícil parto que tuvo decidió operarse para no tener más hijos. Por la sociedad machista se convirtió en ama de casa.

En mis memorias de infancia no hay muchos recuerdos de mi padre, él siempre está viajando. Trabaja en pozos petroleros, debe pasar varios en campo y unos pocos visitándonos. Como todo hombre mi padre es muy caliente, cada vez que llegaba a casa pasaba mucho tiempo encerrado con mamá en su cuarto, y salía siempre vistiendo sólo un pantalón corto, a veces sólo sus calzoncillos. Recuerdo la imagen de mi padre en un día caluroso, su pecho cubierto de vello, sus fuertes brazos, su insípida barriga y sus calzoncillos: Yo estaba en la sala jugando Play Station, él bajó y cruzó hacia la cocina, su bulto era enorme (la debía tener morcillona), y los pelos, ¡Oh! se le salían por todos lados! A mí no me determinó, pero yo no me perdí detalle de esa escena, su cuerpo, su sudor. Como un imán atrayendo mis ojos y una sensación extraña recorría mi cuerpo. Él volvió al cuarto con mi madre y yo me quedé ahí, como de piedra, un escalofrío me recorrió y luego, el miedo… años después acepté que era gay.

No es fácil ser gay en un pueblo: todo el mundo se conoce, la mayoría de gente es muy conservadora, los domingos de misa y las condenas a la homosexualidad por parte del catequista. Nunca hablé con nadie de lo que sentía, procuraba comportarme como un machito, que nadie pensara mal de mí, —esto se me va a pasar— me repetía mentalmente. Pero no, mis varios intentos de noviazgo, los besitos y las caricias a mis compañeras de colegio, nunca superaron la excitación que me producía ver a mi vecino lavando el carro en pantaloneta, o a Don Miguel, el mecánico, que siempre andaba con la camisa abierta. Fue un alivio cuando llegó el internet a mi pueblo, de repente ya no me sentía tan solo, puede que en aquel pueblo fuera el único diferente, pero en la Capital había muchos como yo. Los ensayos, los artículos, las noticias, los chats y en fin, toda la información que leí me dio el valor para “salir del closet”, bueno, al menos sólo con mamá.

A pocos meses de graduarme de bachillerato, pasaba la primera tarde de mis vacaciones charlando con mi mamá en la terraza. Me armé de valor y dije: —Mamá, tengo algo serio que decirte…

Agaché la cabeza, y solté lo más rápido que pude: —Soy gay—…

—¿Eso era todo?, por un momento pensé que me ibas a contar algo peor, estas más pálido que Morticia… Hijo, soy tu madre, supongo que lo sospechaba un poco,… nada cambia entre nosotros… ven dame un abrazo—.

Los días pasaron, y las charlas con mamá se hicieron mucho más sinceras, ella quería saberlo todo acerca de mi sexualidad: ¿Qué cómo lo sabía?, ¿Qué si ya tenía experiencia?, ¿Novio?, ¿Qué sentía al ver a otro hombre?, ¿Qué hombres del pueblo me gustaban?, ¿Sí me masturbaba pensando en ellos?... Sí, ya les dije, mi mamá es muy liberal al respecto.

Después de tanto interrogatorio noté a mi mamá bastante pensativa, algo triste. Le había confesado que nunca había estado con otro hombre, que no conocía otro homosexual en el pueblo, salvo por unos de mala fama que trabajan por el centro. También le había confesado que mi mayor deseo en ese momento era chuparle el rabo a otro hombre, era mi fantasía, tanto que lo había intentado conmigo mismo, pero no soy tan flexible…

—Hijo, ya eres un hombre, tus hormonas te deben estar volviendo loco. Muchos padres llevan a sus hijos donde las putas, yo debería hacerlo mismo contigo… (Un largo silencio)… ¡Pero no!, no quiero que te metas con esos tipos del centro!, no quiero ni imaginar que enfermedades tengan, ¡No!, si quieres chupar una polla, yo te voy a ayudar, ya veré qué hacer.

Sí, no son las palabras que esperas escuchar de tu mamá, pero es innegable que la emoción me embargo desde ese momento, no sabía que esperar, pero lo que pasaría después era más grande de lo que podía imaginar. No se me ocurrió que mi papá estaría incluido en el plan de mamá.

Días después mi mamá me llamó a su cuarto, cerró la puerta, estaba muy ansiosa, me asusté un poco. Me senté frente a ella y me dijo que ya había hallado la solución al problema, y que íbamos a matar dos pájaros de un solo tiro. Mi papá es muy caliente, ya pasó de los cuarenta, pero energía no le falta, ni tampoco autoestima, le encanta hacer deporte, y es algo que en su trabajo en campo puede hacer todos los días, bueno, no es un adonis, pero sus brazos fuertes, su espalda ancha y su porte de macho vuelven loca a más de una(o). A pesar de esto hay algo que mamá no soporta en la cama: ¡Odia el sexo oral!, le produce asco el pensarlo, muchas veces ha cedido, pero siempre vomita cuando está sola en el baño. Es algo que a mi papá frustra, pues el ama las mamadas, y después de quince días de no ver a su mujer, lo único que quiere es sentir sus labios en su polla, antes de clavarla un buen rato…

—¡Dale!, tu papá no se va a dar cuenta. Todos ganamos… él viene este fin de semana, ¿lo intentamos?... Si no quieres, no lo hacemos

¡Una verga, una rica verga… pero es incesto! ¡Está mal! ¿Cómo me niego? Mi mamá me lo pidió, es como un favor para ella, ¿no?... Igual él no se da cuenta, ella ya lo tiene todo calculado… la excitación me pudo más, la sola idea es tan mala y al tiempo tan morbosa, que ni el agua fría me baja la verga dura. Se la voy a chupar a mi papá.

Las manos me sudan, el corazón se me sale del pecho, tengo ganas de gritar, pero no, debo respirar despacio, debo calmarme. Mi papá acaba de abrir la puerta, habla en la sala con mamá. Yo, yo estoy encerrado en el armario de su cuarto, está todo oscuro, pero lo escucho todo. Escucho los besos, las risas, mi papá pregunta por mí, pero mi mamá le dice que estoy donde mi novia (sí, claro). Los besos y las palabras morbosas suben por las escaleras y se dirigen a la habitación:

—¡Pero qué caliente estás Marta!, no te veía así hace años hace uffff—

—¡Aah!, sí, me vuelves loca, mmmmh! –dice ella- ¡Espera, quieto! Quiero que hoy hagamos algo diferente, te la voy a mamar.

—Sí corazón, sí, no sabes cuantas ganas tengo, mmmh, si…

—¡Esper… ¡Quieto!, pero son mis reglas: siempre que te veo mientras te la chupo, me haces sentir como una puta! Y además siempre haciendo fuerza con las manos, ¿Qué crees?! ¡Con esa cosa! Mi boca es chiquita… Te vendo los ojos y te amarro las manos!

—Pero mi amor..¿Por qué me haces est..?

—Pero nada, mis reglas y punto!

—Amor, si que estás rara, pero bueno, haz lo que quieras-consiente él- Pero rápido que estoy que me reviento.

Más besos, más jadeos, el sonido de la cremallera, la ropa cayendo en el piso… Parecía escuchar una peli porno, pero al otro lado de la puerta están mis padres. ¡Puta, qué arrecho estoy!

—Espera un momento cariño, quédate quieto un momento—oredena ella. Mi mamá encendió el stereo y puso música suave, para ambientar la escena y para cubrir mis pasos. Lentamente abrió la puerta. La vi con un dedo en sus labios, indicándome que no hiciera ruido, venía en ropa interior y bastante desarreglada. Salí despacio y entré en escena…

Lo que vi me dejó impactado, y al tiempo la erección hizo mucha más presión en mis pantalones. El aire estaba viciado, olía a sexo, olía a él. Mi víctima está completamente desnuda, con los ojos vendados y las manos atadas a la cama, su pecho velludo está salpicado por gotas de sudor, sus piernas dobladas y bien abiertas me dejan al descubierto el premio mayor. Aquella gran verga dura y palpitante, con su cabeza rosada y sus venas marcándose por todo el trono, en la base dos grandes pelotas envueltas en esa fina piel y rodeada de esa mata de pelos… ¡Era tan hermosa!





Mi mamá me guía mientras me subo en la cama y me acomodo entre las piernas de mi padre. Sí, esa verga ya la tengo a centímetros de distancia. Una gota aparece en su glande, como saludándome y lentamente se escurre, no la dejo caer, la atrapo con mi lengua. ¡Qué rico está el precum de papá! Mis labios envuelven su glande. ¡Oh, qué rico se siente! Y comienzo a chupar, como instintivamente, como si viviera de eso. El olor a macho inunda mi nariz, y su sabor salado me pone todavía más arrecho, siento que estoy teniendo un orgasmo, siento que tiemblo, pero no paro, sigo subiendo y bajando, es delicioso. Me la meto en la boca hasta que me atraganto, y luego me la meto un poco más, siento sus pelos en mis labios: es la recompensa por mi trabajo. Mi papá jadea como loco, y comienza a bufar.. ¡Sí! Mi padre es todo un toro, siento la mano de mamá en mi espalda, como calmándome, como diciendo que lo hago bien.

Me la saco de la boca, pero sólo para bajar y chupar esos huevos, están deliciosos, tan suaves, tan frágiles, y ese olor, y su sudor.

Aaaaaaahhhhhh, grito por dentro, y vuelvo a chupar su verga. Me la quiero comer toda y no quiero que se acabe. Mi padre se comienza a sacudir violentamente, se tensa y sus gemidos aumentan, ya viene el momento. Un grito seco, y siento los chorros de leche en mi garganta, uno tras otro, y yo, yo comienzo a tragar, como desesperado, que no se escape ni una gota. Mis hermanos y hermanas bajan por mi garganta.l. ¡La leche de papá! ¡Ese sabor amargo, salado! ¡Delicioso! Una última convulsión, papá intenta recuperar la respiración, y yo no quiero despegarme de mi biberón, pero un golecito de mamá en mi espalda me devuelve a la realidad. Suelto su pene con dolor, con tristeza. Dejo que salga de mi boca. Cuidadosamente, me devuelvo por el camino por donde vine: la oscuridad otra vez.



Afuera mis papás se besan y mi mamá recibe todo el crédito por mi trabajo. El toro es liberado y se folla a mi madre. Yo me masturbo en silencio, me corro con un grito ahogado en mis pantalones, y espero. Minutos más tarde mi mamá aparece nuevamente en la puerta del closet, me hace señas para que salga, mi papá se está duchando. Tengo pocos minutos para limpiarme, salir de casa y fingir que acabo de llegar. Saludo a mi mamá, y luego me encuentro con mi padre, ya vestido y arreglado, con una sonrisa de oreja a oreja me da un abrazo, como de padre a hijo. Hace mucho no lo veía tan contento. Salimos a comer a un restaurante caro celebrando su visita. Toda la noche finjo ser inocente de lo que pasó. Mi secuaz, mi mamá me pica el ojo en complicidad. Lo hicimos, lo engañamos.

Esa noche intenté dormir, pero no pude, la presión en el pecho no se iba. Los sentimientos encontrados y la verga dura. Las semanas pasaron y cada vez se hizo más sencillo, mamá y yo nos reíamos cuando recordábamos la rutina: mi escondite, las vendas, la mamada silenciosa y de vuelta a mi escondite. Papá era una presa fácil.

La culpa y el miedo fueron desapareciendo, y fue puro morbo, pura complicidad, pura emoción. Yo satisfecho, mi papá súper satisfecho, y mamá, bueno, su boca estaba muy pulcra. Pero llegó diciembre, y las cosas, bueno, se pusieron más calientes…

¿Fin?

miércoles, 10 de julio de 2013

Trio Boy-Daddy

Un aporte de otro seguidor del blog. Gracias por recomendarlo, muy bueno. Es el mismo actor de la peli Born to be bad pero realmente no conozco la película a la que pertenece. Voy a buscar a ver si encuentro más informarción.

 

Por única vez

Les dejo un aporte de un seguidor del blog. Gracias por mandarnos recomendaciones.

 

lunes, 8 de julio de 2013

FATHER FIGURE 2

SINMANÍACOS  yo alucino, lo flipo o en castellano de Vallecas: ¡Estoy muy sorprendido!
Ahora resulta que los enlaces a cierta página web que aloja videos funcionan.
Y como funcionan dejo de teclear y os invitoa  ver FATHER FIGURE -2, no sin antes darle las gracias a Marbellero, seguidor del blog, por su sugerencia.
Gracias boquerón!









jueves, 4 de julio de 2013

Born to be bad

Les dejo esta excelente película protagonizada por Rod Barry y Bobby Williams. La peli se llama Born to be bad. Son dos hermanos que se entienden muy bien! No les cuento más, mirenla. Es de mis preferidas.
Born to be bad brought to you by PornHub

Más que hermanos

Descanso vereniego. Calor en este hemisferio, y frío en el otro.
¿Quién me puede décir qué es esto?
A primera vista parece un casting para buscar a dos nuevas estrellas del porno. Y probablemente lo sea, pero es un casting falso. Y excesivo: el video se toma como hora y media de charla, risas y entre caldos y cocineos un poco de sexo.
Apto sólo para quienes se quieran imaginar que estos dos hermanos se montan este show todos los días.
Tiene su qué.

Descanso veraniego.