LEER ANTES DE USAR.

-Comentarios sujetos a moderación.
-Sin Manías NO ES un blog de contactos entre sus lectores y/o miembros, ni de intercambios de experiencias.


-NO SE ADMITE la publicación de datos personales de usuarios, como emails, nº de teléfono, links a páginas de FACEBOOK o similares al comentar una entrada del blog. Cualquier intento NO SERÁ PUBLICADO y AUTOMÁTICAMENTE REPORTADO a blogger como SPAM. Mostrar públicamente este tipo de datos es algo que los usuarios registrados deciden al crear y/o modificar su perfiles en blogger, hecho totalmente ajeno a Sin Manías y del cual no nos hacemos responsables.


-NO se admite PORNOGRAFÍA INFANTIL.
-TODOS los modelos son mayores de 18 AÑOS.
-Contenidos VIOLENTOS NO serán admitidos.
-TODO lo que vas a ver aquí es PURA FICCIÓN.


-TODOS los VÍDEOS y FOTOGRAFÍAS han sido obtenidos gratuitamente DE LA RED. No se dispone del copyright de los mismos. Si algún contenido te pertenece y no deseas que aparezca, contacta con el administrador, y tu material será inmediatamente eliminado de este blog.


Y una recomendación final:
... Si no te gusta lo expuesto más arriba, y lo consideras ofensivo, no sigas leyendo y sal inmediatamente de esta página.


lunes, 28 de julio de 2014

Paja entre tío y sobrino

La cosa está en que ambos se sientan frente a su compu portátil, a chatear con la cam. Se ponen cachondos y les da por grabarse, para ver qué pasa... La putada empieza cuando, más tarde, suben el vídeo a internet; concrétamente a un canal gay de una porno-web.
¡Lástima la mala calidad del sonido!
Pero... esta pareja de amateurs tiene algo de real... Os gustará o no, le veréis la gracia o no se la veréis, aún así,  un buen pajote no os lo quita nadie.





Caro amigo Mario, muito obrigado por sua sugestão.

Homens Safados

¡Olá Brasil,  Olá Portugal!  ¡Cordiais saudações a todos!




Para los que no sepan portugués -como yo, mismamente- la cosa anda entre cuñados.

Veamos.

sábado, 26 de julio de 2014

Abuelo vs Nieto


Aunque se trata de un nieto un tanto crecidito -sobra decir algo sobre la edad el abuelito, ¿si? - ambos son bienvenidos. Ya teníamos tiempo que alguno de vosotros nos pedía un vídeo de este tipo, en el cual por lo menos uno de los protagonistas, marcara una clara diferencia de edad orientada clarisímamente hacia la madurez, o hacia la senectud, o hacia la... ¡Vida!






Pudiera parecer que nos hemos ido a la playa, aprovechando el buen tiempo que nos está haciendo, para tostarnos al sol y luego refrescarnos en el Mediterráneo. O en el Caribe.
Pero no.
Seguimos trabajando en Sin Manías. No cerramos por vacaciones. 
Por ello, hoy ración doble.






¡Saludos!

domingo, 20 de julio de 2014

Las Fiestas del Pueblo: Breve encuentro y la mañana siguiente - Relato

La primera semana de este mes de Julio nos fuimos una noche a Las fiestas del pueblo. Al final del baile, el joven protagonista de este relato, Pablo, recibía el encargo de controlar a su padre, Macario, y de vigilar que este no se desmadrara con el alcohol, junto a su amigo de la infancia, Juan. El azar llevó a Pablo por las callejuelas del pueblo, siempre en pos de padre y de Juan. En un punto culminante de dicha vigilancia, Pablo llegó a realizar un descubrimiento que al poco le tumba. ¡Su padre y Juan eran amantes!
El relato terminaba así: 
No dejaba de pensar que le gustaría poder introducirse dentro del culo de su padre tal como había hecho Juan. No podía dejar de darle vueltas a que le encantaría meter su polla dura en la boca de padre. Era una idea que se repetía incesantemente en mente, sintiendo los paternales brazos de Macario sobre sus hombros. Podría ser muy capaz, llegado el momento.
La cuestión era… ¿Cómo?

Pues vamos a saberlo ahora mismo.
Por Holden, desde la Comunidad de Madrid, España.
-----------------------------------------------------------------------------------------------

Las Fiestas del Pueblo. Parte 2:

Breve encuentro y la mañana siguiente.
La cabeza de Pablo era ya un huracán de pensamientos, según se alejaba del pueblo con su padre. Hasta aquella noche jamás había pasado por su cabeza la idea de tener un encuentro sexual con otro hombre. Y ahora, después de haber visto a su padre siendo poseído por su amigo de toda la vida, su cuerpo le pedía dar rienda suelta a esos nuevos deseos.
Y el hecho de que el objeto de esos deseos era su propio padre, ponía las cosas bajo una nueva perspectiva. Las imágenes de su cuerpo desnudo, de su polla erecta mientras le llevaban hacia la cama para follárselo, estallaban detrás de sus ojos cada vez que los cerraba. Su padre al verle tan callado, pensó que se debía a la borrachera que Pablo se había inventado para explicar su presencia delante de la casa de Juan, y caminando juntos, le tomaba de la cintura para guiar sus pasos y que no tropezara. Aún con todo, Pablo sabía que aquel paso que deseaba dar sería complicado. La relación con su padre era buena y aquello podría crear un abismo entre los dos. Olvídalo, se dijo, mejor te cascas una buena paja recordando lo que pasó.
Pero la naturaleza dio ese paso por él, cuando su vejiga reclamaba que la vaciasen. Así que se acercó a un huerto cercano y se bajó la bragueta para orinar. Su padre le imitó y en cuanto escuchó el potente chorro de su viejo cayendo al suelo, a Pablo la polla se le levantó con una erección tan potente que era imposible de ocultar. A su padre, que le miraba de reojo para ver si estaba bien, los ojos se le pusieron como platos al ver lo que ocurría. Y si hubiera guardado silencio nada hubiera pasado. En vez de ello soltó un 'caray, se te ha puesto como el rabo de un burro', a lo que Pablo contestó con rapidez que aquello, era por haber visto como Juan le penetraba.
Macario se permaneció en silencio y Pablo se avergonzó de lo que había dicho; sin embargo fue en ese momento y no en otro cuando se decidió por dar el salto al vacío y se encaró hacia su padre con la polla enhiesta, como un dedo acusador. Macario y Pablo intercambiaron una mirada rápida en la que flotaba el deseo y su padre, como movido por un resorte se agachó frente a sus piernas. De un golpe se tragó la polla de su hijo, comenzando a succionarla con cuidado y curiosidad. Pablo, que ya se esperaba una reacción así de su progenitor, se dejó hacer y acabó agarrando la cabeza de su padre mientras movía la cadera adelante y atrás con lentitud, disfrutando el roce de la lengua y los labios de su padre. Al cabo de un par de minutos, Pablo quería más. Ya había probado la boca de Macario y ahora quería su culo. Con voz ronca pidió a su padre que se pusiera en pie. Se colocó detrás de su padre y le abrazó con fuerza, introduciendo las manos a través de la abertura de la camisa, acariciándole el pecho peludo y las tetillas endurecidas. Su padre movía las caderas contra la entrepierna de su hijo, sin saber qué quería hacer. Dejó que Pablo le desabrochara el pantalón y le ayudó a que se lo bajara. Pablo le bajó los calzoncillos con tanta rapidez que casi se los rompió. Macario disfrutó el roce de la polla de su hijo contra la raja de su culo, pero cuando Pablo intentó buscar su agujero para penetrarlo, se echó a un lado. No, eso no, masculló. Pablo le pidió por favor que le dejara seguir, que le dejara meterle la puntita por lo menos. Macario se negó en redondo: Tenía el culo dolorido por la follada de Juan, una polla al día era suficiente…


Esto excitó tanto a Pablo, que atrajo a su padre hacia sí y le estampó con fiereza un primer beso en la boca. Su padre correspondió inseguro al principio pero luego se dejó llevar y sus lenguas parecieron convertirse en una sola por la forma en la que se fundieron. Pablo se cascaba una paja con rapidez y deseo creciente, rozando su capullo contra la barriga peluda de su padre. Este le agarró los testículos y los acarició con fuerza. Con un gemido ahogado por la boca de su padre, Pablo se corrió encima de la mata de pelos del pubis de su viejo. Sus piernas temblaron por la fuerza de la eyaculación, y Macario, como buen amante, hizo que apretaran sus cuerpos para compartir el orgasmo. Luego quedaron en silencio. Uno con la polla en la mano y el otro notando la corrida de su hijo resbalando, piernas abajo, desde su pubis... ¿Qué decir en una situación así? Se subieron los pantalones y sin decir palabra se dirigieron hacia su casa, que al igual que ellos permanecía en silencio. Pablo se sentía extraño por lo que había pasado, y se le pareció que su padre era simplemente un desconcicdo. Aún así, le hubiera gustado saber qué pasaba por su cabeza.
Ya en casa, fue a lavarse los dientes al cuarto de baño cuando su padre se estaba limpiando con papel la corrida seca de Pablo sobre su entrepierna. Los ojos de uno y otro no se atrevían a mirarse. Se dieron un rápido e impersonal buena noches y cada uno se fue a su cuarto.
Pablo durmió mal. Soñó que tenía mucha calor. Todo quemaba a su alrededor, y cada vez que se despertaba tenía que cascarse una paja para dar rienda suelta a sus pensamientos. Su habitación daba con la de sus padres, y se imaginaba a su padre intentando dormir, pero con el culo dolorido por la follada de Juan y la sensación de la leche caliente de su hijo sobre su cuerpo.
A la mañana siguiente, al despertarse, su madre le comentó que se iba a la Romería de la Virgen, que quería que Macario la llevase pero que se había acostado tan tarde que le dejaría dormir y ya le vería por la tarde. Pablo dio vueltas por la casa, vestido sólo con una camiseta vieja y unos calzoncillos, hasta que su padre se levantó. Macario se sujetaba la cabeza con dolor de resaca y Pablo le sirvió el café y el desayuno en la cocina mientras le daba el recado de su madre. Su padre vestía un pijama de tela corto, con la chaqueta entreabierta que dejaba ver la maraña de pelos grises. Y sobre este mar de pelos flotaba una medallita de la virgen que Pablo le regaló años atrás por un cumpleaños. Tenerle delante de esa manera aclaró sus sentimientos con un golpe brutal: Volvía a desear estar con su padre, y eso le alarmó terriblemente. Macario le preguntó con falsa inocencia qué tal se lo había pasado la noche anterior. Esto fue una sorpresa para Pablo, pero tartamudeando y dijo que bien, y osó preguntarle a su padre cómo se lo había pasado él. El juego de las preguntas había comenzado. Su padre se sujetó la cabeza y respondió que bien, pero que había bebido mucho y no se acordaba de absolutamente nada de lo que ocurrió después del baile. Evidentemente quería cerrar todo el asunto, y si Pablo no hubiera respondido nada posiblemente la cosa hubiera quedado allí. Pero Pablo era joven y la sangre le corría con fuerza por todo el cuerpo. Así que abrió la boca y dejó que las palabras salieran sin pensar. Él tampoco se acordaba de lo que había pasado después del baile, pero en ese momento iba a ir a su cuarto a cascarse una paja pensando en cómo su padre se la había mamado la noche anterior. La cara de Macario fue un poema y Pablo, sabiendo que había metido la pata, se levantó y salió sin decir palabra. Se tumbó en la cama deshecha y se desnudó completamente, comenzando a acariciarse una polla que casi enseguida respondió a los deseos de su dueño y se dejó manejar por las jóvenes manos.
La habitación estaba en penumbra y la cama se encontraba frente a la puerta abierta. Pablo escuchó los pasos de su padre y se dijo por favor, por favor, que entre o que cierre la puerta, pero que no me deje así.
Macario asomó por la puerta y descubrió a su hijo tendido en la cama con las piernas abiertas, acariciándose la polla y mirándole con deseo. Los ojos de padre e hijo volvieron a encontrarse y engancharse unos a otros. Como si estuviera hipnotizado, Macario fue dando pasos hacia Pablo, cada vez más cerca, hasta que se encontró a los pies de la cama. Sin decir una sola palabra se arrodilló entre las piernas de su hijo y le agarró la polla con una mano mientras que con la mano libre acariciaba sus piernas peludas. Pablo apretó con fuerza la mano de Macario sobre su polla y le obligó a moverla arriba y abajo. Macario se tragó la polla de Pablo de una sola vez. Ahora la situación era bien distinta de la vez primera y Macario fue deleitándose con el sabor, con la textura, y con la forma de aquel miembro viril. Al fin y cal cabo se trataba de algo especial: se estaba comiendo la polla de su propio hijo. Levantó la vista y hundió la nariz en la mata de pelos del pubis de Pablo. Este se irguió con lentitud para no asustar a su padre, y tiró de su cuerpo de hacia arriba. Le rodeó con brazos y piernas mientras se besaban con suavidad. Era un momento importante y ambos lo sabían.
Macario se hizo a un lado para desnudarse y Pablo le ayudó. La polla de su padre estaba endurecida y brillante, y Pablo se agachó y la agarró. Se deleitó unos instantes contemplándola y pensó que aquella era la primera polla que tenía en la mano que no fuera la suya. La notaba caliente, palpitante. Su padre, susurrando, le pidió que se la comiera y Pablo se la introdujo en la boca y comenzó su primera mamada. Era inexperto y pronto su padre le fue dando consejos para que pudiera darle más placer. En un momento dado, Macario y su hijo entralazaron sus cuerpos y quedaron haciendo un 69, comiéndose las pollas mutuamente. Pablo tiró de su padre y le hizo colocarse encima suyo, así tuvo el espectáculo de las piernas abiertas de su padre con el culo peludo abierto para él. Allí estaba el agujerito que tanto deseaba, apretado y oscuro. Dejándose llevar, mientras sentía los lengüetazos de su padre sobre su polla, Pablo hundió la lengua en la raja del culo y la fue recorriendo arriba y abajo una y otra vez, cada vez con más fuerza. Aquello pareció gustar a su padre, quien comenzó a mover el culo en círculos. Pero cuando Pablo intentó meterle un dedo, Macario apartó el culo y le pidió que lo dejara, que aun le dolía. Pablo no insistió pero le rogó que aquella noche no le poseyera Juan, sino que le dejara a él. La respuesta de su padre fue volver a tragarse el miembro duro de su hijo y recorrerlo arriba y abajo una y otra vez. Desde donde estaba, Pablo podía ver el culo de su padre y como la cabeza de este subía y bajaba cada vez más rápido. Sus gemidos de placer fueron como música para los oídos de su padre, concentrado en la mamada. Pablo, enloquecido, besaba las nalgas de su padre, metía la lengua en el agujero de su culo, lamía sus muslos, los huevos colgantes y llenos de semen. Sus bufidos aumentaban según llegaba el orgasmo.


 Cuando soltó un 'me voy a correr' lleno de ansiedad, su padre agarró su polla dura y la llevó hacia la boca de su hijo y dejó un momento la mamada para pedirle que se la chupara mientras se corría, que experimentaría un gran placer. Así lo hizo y se dejó ir con la polla en la boca de su su Macario. Le pareció que soltaba litros y litros de leche mientras su cuerpo se convulsionaba una y otra vez según su padre iba tragándose con avidez cada chorro de semen que salía de su polla.
Pablo se quedó sin fuerzas para nada y Macario le hizo tenderse a su lado y sus bocas se unieron. Pablo saboreó los restos de su propio semen que quedaban en la boca de su padre mientras este se cascaba una paja salvaje apretándose contra su cuerpo. Pablo pidió a su padre que se corriera en su boca pero este no quería moverse y le prometió que le daría la leche esa noche. Con un gemido bárbaro, Macario regó el cuerpo de su hijo con unos cuantos disparos de leche. Se quedaron abrazados y Macario comenzó a esparcir su semen por los pelos del cuerpo de su hijo, Pablo sólo pudo decir que aquel día no se iba a duchar. Se dieron un beso lleno del secreto de lo que habían compartido y su padre antes de levantarse y recoger su ropa susurró en el oído de su hijo algo que le sonó a promesa:
Juan es mi macho, pero si esta noche no me busca, mi culo es tuyo.
Acto salido salió de la habitación. Pablo supo que aquel día iba a ser largo, y el baile de la noche se le iba a hacer eterno.

Por Holden.

CONTINUARÁ.
...Sigue leyendo pinchando AQUÍ.

viernes, 18 de julio de 2014

My brother's hot friend - (3)

Trevor Night y Jayden Grey

Dirty Magazines

Colby Jansen y Jack Radley

¡Más cositas para goSSSar!
De Men.com y Men Hunt Dayly (Menthuntdayly.com), llega una nueva serie muy en la línea de My brother's hot friend, I'm a married man  o Straight to Gay.
Os presentamos Top to Botton, o De activo a pasivo, serie que incluye el episodio titulado Dirty Magazines; vamos, lo que de niños solíamos llamar revistas guarras.
A juzgar por lo que vamos ver aquí, confieso que en este video no sé quién se ha intercambiado los papeles. Colby Jansen, a quien tuvimos el honor  y el placer de conocer en The Crotch Rocket, sorprende en el acto -es un decir- al primerizo y joven Jack Radley. ¿En qué acto? En el acto de consumir porno, de ver porno...
Por que... ¿quién de ustedes y cuál de vosotros nunca guardó una revista porno debajo de la cama?

Jack Radley, en 'relajada lectura' de sus más escondidos secretos.


lunes, 14 de julio de 2014

Career advice - Orientación profesional


De nuevo, colegas sinmaníacos del mundo mundial, Joe Gage. ¿Alguien lo estaba esperando? Yo debo confesar que lo esperaba, mientras los rumores sobre la llegada de Doctors and Dads - 3, Sex Files Vol 17 crecen y crecen por toda la red. Para muestra un botón: haced click aquí  y scroll down and down.
Bien. Mientras tanto, nos detenemos en una película de su extensa filmografía: Slow Heat in a Texas Town

Izquierda, Steve O'Donell. En el centro y agachado, recibiendo
lechazos, Jackson Wild, a la derecha Josh West.
Yo creo que este hombre, sin pretenderlo, se ha ido especializando en el morbo que supone plasmar una relación sexual intergeneracional. Lo del pseudo tabú y el incesto vino más tarde, casi como una necesidad, para plasmar todas los opciones posibles entre amante joven y amante maduro, dad and lad, y dad and son. Llámesele como se le quiera llamar, todo viene a ser lo mismo. Bien rico, y despunta en casi todas sus producciones, en las que la tensión crece por la atracción irresistible del joven hacia el maduro, o viceversa, partiendo siempre de la base de que todo el mundo es heterosexual hasta que se demuestre lo contrario. Y Joe Gage bien que lo demuestra. Si además lo hace con tres tipos en acción, mejor... ¿Cómo dice el dicho? Donde comen dos, comen tres... ¿No es cierto?


Slow Heat in a Texas town. de Joe Gage, es un largo de casi tres horas de duración -probablemente haya alguno que le de tiempo y ganas de hacerse tres pajas, una por hora, frente a producciones de este tipo- De Titanmen Studios, y publicada en 2008, no hay nada uno puede reprocharle. Nada, ni siquiera el exceso. Hasta 10 tipos desfilan por esta película, en la que todos, incluído el apuntador -no olvidemos que esta película tiene argumento, y además, diálogos- anda con la polla tiesa. Si no lo crees, fíjate bien en la portada: no es un rifle lo que te apunta, son las vergas de los 10 tipos antes aludidos.

Jackson Wild
Esta producción -y ya es otro tópico en la filmografía de Joe Gage- se centra en espacios cerrados y en, como a los norteamericanos les encanta decir, pequeñas comunidades. Yo digo pueblo y me quedo tan ancho.  ¿Qué sucios secretos se cuecen a fuego lento en un pequeño pueblo del sur, muy al sur, mucho más al sur, allá por el sur, del todo al sur de los Estados Unidos? ¿Qué le pasa a esta pequeña, ínfima y atípica comunidad texana, poblada de estudiantes universitarios, policías, profesores, y empleados de un supermercado? ¿Hasta qué punto, todos ellos, son capaces de controlar su reprimida sexualidad, pero disfrutando de ella a la vez, en un intento de guardar las apariencias? Hmm, los interrogantes serán despejados si tienes oportunidad de ver la película.

Josh West
Ahora nosotros os presentamos una escena de la película, obviamente intitulada Carrer Advice (Orientación profesional)
En medio de esos oscuros secretos, y de esa reprimida sexualidad a la que antes me refería, Jackson Wild, joven estudiante del campus universitario de al lado, ya apunto de graduarse, acude a casa del jefe de su padre, Josh West. El señor West es ni más ni menos que la máxima autoridad policial en aquella sureña aldea. El joven visita pues al jefe de policía, para pedirle consejo profesional: el pobre Jackson Wild, quien también trabaja de cajero en un supermercado, no ve su futuro claro en una comunidad tan pequeña como en la que vive. Por lo tanto, ya ha tomado una decisión y quiere ser poli, como su padre. La sorpresa del joven es mayúscula cuando pasa el umbral de la puerta y se encuentra con su profesor, Steve O'Donel... En cuanto el joven abre la boca para exponer su problema, tanto el jefe de policía, como su profesor ya saben lo que deben  hacer: ambos quieren comprobar si el joven es lo bastante hombre y está a la altura de las circunstancias para ser policía, como lo es su padre. 

Steve O'Donell
¿Tú que crees? ¿Lo está?
 La sexualidad se desatará en ese rincón de una ciudad de Texas, a fuego lento -slow heat
Buenas escenas de sexo sexo oral -get down there boy... suck on it!-y retorcidos e imposibles planos de cámara harán que tu, como los 10 protagonistas, vayas con lo tuyo bien tieso. 
Tómalo con calma, no te quemes.



domingo, 13 de julio de 2014

Papito desnudo y dormido




Si un día entraras de casualidad -o no tan de casualidad- en la recamara de tu viejo y le hallaras durmiendo en la cama, ahí desnudo... ¿Podrías resistir la tentación de quedarte un instante? O por pudor ¿saldrías huyendo?  Se agradece que el protagonista de este vídeo no haga ni lo uno ni lo otro. Él se queda. Quiere investigar hasta qué punto, o cómo de dormido está, hmm digamos, su papá... O su no-papá. Y eso le excita, y mucho.
¿A que la situación da para escribir un relato?
¡Escritores, animensé a escribir ese relato que nosotros ansiamos publicar!


viernes, 11 de julio de 2014

Joven satisface a madurito

¡Maduritos y  pasivos  de todos los colores y rincones de SINmaníasLAND! 
Os traigo un regalo muy especial.
El título lo dice todo, ¿no es cierto?



Madurito is a botton
Joven attacks!


              

miércoles, 9 de julio de 2014

La Visita

















Le dolía la panza

El muchacho entra en escena; sostiene una taza en la mano y se dirige directamente al sofá. Es un sofá con cojines estampados en el respaldo que simulan un bordado de flores, y que hieren atrozmente la mirada. El azul casi grisáceo de los cojines base del sofá, con más flores estilo pop-art, no mitigan ese espantoso efecto. Pese a todo,  ahí está cómadamente espatarrado el hombre el adulto, concentrado en la lectura de una revista, vulgo magazín... Y no sabemos si es un magazín de moda, de arquitectura de diseño, o simplemente la revista semanal con los últimos cotilleos sobre aquella actriz famosa sin película, o sobre la top-model que desfiló una sola vez en su vida en París o en Milán y que, sin embargo, nunca se bajó de las pasarelas de los tabloides... En cualquier caso, el hombre simula estar muy interesado y del todo absorto en la lectura de un mundo totalmente ajeno a él. Y... ¡Oh! ¿Qué es eso que escucho? Parece  que es el sonido de un flash.... ¿Y ese click? ¿Quién anda haciendo fotos? 

El chico se está sentando y de repente el hombre adulto le mira durante un segundo, como si aquel muchacho fuese una novedad absoluta, pero del todo esperada en aquel escenario, aunque a priori, carente de interés. De modo que vuelve a concentrarse en la lectura, y sin levantar sus ojos del magazín  le dice: 
-¿Te sentís mal? 
Acto seguido, el chico exclama un tímido sí. 
Por fin el hombre arroja la revista a un lado, se acomoda en el sofá justo para darse cuenta de que hay otro ser humano junto a él. Para que no haya ninguna duda al respecto, le dice:
-¿Qué te duele?
El pibe, más listo que el hambre, exclama con quejumbrosa voz:
-¡La panza!
-¿La panza?
La panza, sí. Porque el resto no se entiende bien. Está mal sonorizado, o bien la copia de este vídeo que vamos a ver trae defectos de sonido. Si este fuera un vídeo made in Spain, el chaval en lugar de decir que le duele la panza, hubiera dicho que le dolía otra cosa. La polla, por ejemplo. Directo al grano. Pero acá estamos ante una producción de School Boy Secrets (www.schoolboysecret.com) con sus maravillosos vídeos. 


Así comienza este intergeneracional -maduro/joven- en el que no se nos dice cuál es parentesco entre los protagonistas, ni falta que hace. Muy al principio de esa web -años 2.000- solían ser profesores con sus alumnos ¿Alguien los recuerda? Pero al ir abriendo el abanico de posibilidades y de situaciones, se optó por obviar la relación entre los personajes y que cada cual se imaginara lo que quisiera... Yo de momento  me quedo con este muchacho, y doy por sentado que su dolor de panza va a ser del todo pasajero, si es que alguna vez existió. Sin embargo, lo que me preocupa y me tiene fascinado a la vez, es el tipo maduro. Está en varios vídeos de School Boy Secrets, pero ignoro su nombre. ¿Es argentino? ¿Uruguayo tal vez? ¿Alguien tiene alguna idea? Pensad en todo lo que puede dar de si un simple dolor de panza.

lunes, 7 de julio de 2014

Las fiestas del pueblo. El Descubrimiento de Pablo - Relato

En esta pequeña parte del mundo llamada España es verano.
No lo dirías por el tiempo que nos está haciendo, pero así lo marca el calendario. No hay pueblo, aldea, o ciudad en todo el país que no celebre sus fiestas patronales en verano.
Partiendo de ese dato, de las fiestas patronales de un pueblo español como escenario, comienza este inquietante relato. Nos lo envía Holden, quien nos escribe desde la Comunidad de Madrid, España.
-----------------------------------------------------------------------------------------------
Las Fiestas Del Pueblo. 
El descubrimiento de Pablo.

Hacía años que Pablo no iba al pueblo, en familia. Su padre Macario, o Maca para los amigos, tenía un bar y siempre lo cerraba una semana en Agosto para poder acudir a las fiestas. Le importaba muy poco que estuvieran en temporada alta, porque siempre decía que las fiestas del pueblo eran santas. Santas o no, los planes de Pablo para aquel verano eran inciertos: un mes atrás había roto con su novia y aquel verano, parecía que todo se había ido a paseo. Con veintidós años, casi todos los amigos que tenia allí se habían echado novia y era difícil verles a solas. Por eso cuando sus padres le dijeron que les acompañase a las fiestas del pueblo, Pablo se dijo que aunque fuera bastante aburrido, no lo sería tanto como estar solo en la ciudad. 
Aquella primera noche de fiestas en el pueblo ya había avanzado, y la gente iba recogiéndose a sus casas, cuando el baile estaba a punto de terminar. Pablo fumaba un cigarrillo tras otro y seguía tomando algunas cervezas mientras, definitivamente hastiado, contemplaba a sus padres que bailaban en la plaza un desganado pasodoble, a la vez que Juan, el amigo de la infancia y de toda la vida de su padre, le robaba a su madre para bailar un agarrado con ella. Parecía que Juan y Macario iban bastante bebidos y Pablo no dejaba de pensar que resultaba un tanto ridículo que dos hombres de cincuenta y pico años dieran ese espectáculo, como dos quinceañeros salidos de la escuela. Su madre, cansada de tanto baile, avisó a Pablo que se iba a dormir a casa y cuando Pablo le anunció que se iba con ella, ésta se lo impidió: preferiría que se quedase allí y que controlase que su padre no bebiera mucho, o que no bebiera más, porque aunque Juan era muy buen amigo de la familia, a ella le resultaba una mala influencia para su esposo, ya que los dos solían tomar mucho, cada vez que se encontraban. Pablo la tranquilizó y le aseguró que él se encargaría de llevar a su padre a casa.
Una vez que su madre se fue, Pablo entró a pedir la última cerveza al bar. No se la vendieron, dado que ya cerraban. Se alegró por ello. Si lo pensaba bien, resultaba irónico tener que vigilar que su papá no siguiera bebiendo más, mientras él recién se llevaba al gaznate la última de la noche. Cuando salió a la calle, no pudo ver ni a Juan ni a su padre por ninguna parte. El baile ya estaba terminando y la gente se recogía a sus casas, o se metía en los bares para, a golpes de insistencia, tomarse la penúltima copa. Aquella exhausta multitud, todos paisanos suyos, le intranquilizó. Ellos querían seguir bebiendo, y él no. En medio de esa sedienta algarabía de rostros conocidos, Pablo examinó la plaza hasta que localizó a Juan, un hombre alto y fornido, yéndose por una de las callejuelas que salían de la plaza. Junto a él la figura rechoncha, calva y bajita de su padre. ¡Bingo! Ahí andaban los dos, flotando literalmente entre vapores de alcohol. Pablo les siguió para cerciorarse de que su padre volvía a su casa, tal y como le había prometido a su madre. Pero ambos se dirigieron en dirección a las afueras del pueblo, hacia un lugar en el que Juan tenía su caserón. 
Pablo sabia que Juan y Macario beberían de la bodega de Juan hasta que ambos acabasen con una borrachera monumental. Desde que Juan había enviudado años atrás y sus hijos se fueron del pueblo para trabajar en la cercana ciudad, Juan cultivaba sus viñas y hacía su propio vino, todo muy bucólico, pero muy trabajoso a la vez. Y como si el vino les hubiera estado llamando a los dos, Pablo vio, a pocos metros de llegar al caserón, que ambos hombres se abrazaban entre si, como sosteniéndose el uno al otro, y acaso dando zancadas. Cuando ambos desaparecieron por la entrada de aquel templo de Baco, Pablo ya no supo qué hacer. Aquella no era su casa. No debía entrar, ni llamar a la puerta. Al final la curiosidad pudo más y se acordó de su gato: La curiosidad mató al gato pero yo, ya conozco la casa, se dijo a si mismo. Había estado allí de chiquito miles de veces. De modo que no le fue difícil orientarse hacia la bodega. ¿Dónde podrían estar, si no? Pensó primero que en la cocina y se dirigió hacia allí, cuando escuchó la voz de su padre quejándose del mareo que tenía por haber bebido tanto. La voz parecía llegar de las habitaciones del piso de arriba. A continuación fue Juan quién habló, insistiendo en que se tomase la última. Macario se rio y dijo que vale, que de acuerdo, pero que luego se iría a su casa. Y luego silencio. 

A Pablo no le extrañó lo más mínimo que ambos hombres estuvieran bebiendo. Pero pronto el silencio fue roto por un sonido que Pablo conocía bien... Sonaba como si alguien, como si dos personas ahí dentro, se estuvieran besando... Y, que Pablo supiese, ahí sólo estaban Juan y su propio padre. ¡Qué extraño!, se dijo intrigado, y con cuidado subió las escaleras hacia donde se encontraban los dormitorios. Sólo había una luz encendida y Pablo se movió silenciosamente hacia el dormitorio de Juan. Se asomó con cuidado y lo que vio le dejó de piedra: su padre estaba sentado en un sillón y Juan le besaba con pasión, tomando su cara entre sus manos. Aunque Macario tenía las manos caídas a ambos lados de su cuerpo, pronto las levantó y abrazó las piernas de Juan, acariciándolas por encima del pantalón, atrayéndolas hacia su cuerpo. Pablo estaba tan atónito que apenas se dió cuenta de que Juan y Macario de pronto dejaron de besarse y de que Juan se irguió. Como si obedeciera una orden invisible, Macario desabrochó los pantalones de Juan y tiró hacia abajo hasta dejarle los pantalones y los calzoncillos a la altura de las rodillas. Desde el quicio de la puerta Juan observaba: una polla inhiesta, rodeada de una densa mata de pelos negros. Macario, su propio padre, la tomó con cuidado y besó el capullo rojo y brillante, luego su lengua se dedicó a recorrer con pasión el tronco de la polla de Juan, mientras este en medio de placenteros jadeos, se desabrochaba la camisa empapada en sudor y le susurraba a Macario cosas que Pablo no llegó a entender. Fuese lo que fuese, pareció que Macario se aplicó más en sus labores orales... Y no respondió sino, con hambre, y con ansia.
Devoró el miembro viril de Juan enterrándolo todo lo que pudo en su garganta. Pronto su cabeza subía y bajaba con rapidez. Pablo no se podía creer lo que estaba viendo. ¡Con la de veces que su padre hablaba de mujeres en el bar, y de tetas, y de culos, y de curvas! ¡No podía ser el mismo hombre, cuyas manos se agarraban a las cachas del culo de Juan como si no quisiera dejarle escapar! En un momento dado, entre gemidos, Juan detuvo a Macario. Pablo , notando una extraña y potente erección entre sus piernas, entendió que Juan no quería derramarse tan pronto en la boca de su padre, y asiéndolo por los hombros le pidió que se levantara y volvieron a besarse. Fueron muchos besos y en medio de ellos, Juan fue desnudando a Macario con cierta brusquedad, y este se dejó hacer con suspiros de deseo. Ahora Pablo notaba su entrepierna dura, con una dureza que nunca había sentido. Cualquier pensamiento acerca de lo que estaba haciendo su padre con un hombre, quedaba desterrado por la caliente sexualidad del momento. 
Juan ya había desnudado a Macario y Pablo pudo ver como su padre lucía una impresionante erección, de tamaño menor que la de Juan pero de mayor grosor. Dos gruesos testículos bailaban entre sus piernas: los socorridos huevos de su padre.
 
 Acto seguido Juan llevó de la cintura a Macario y le tendió en la cama, tumbándose sobre él. Macario abrazó el cuerpo de Juan con sus peludos brazos y piernas, y de nuevo ambos hombres se fundieron en un apasionado beso. Pronto Juan comenzó a moverse rítmicamente sobre Macario y una de sus manos bajó hacia su entrepierna. Macario se detuvo un momento y Pablo supo que se estaba preparando para que Juan se la metiera hasta el fondo... Aquello fue como un nuevo mazazo para Pablo, algo para lo que nunca un hombre hubiera estado preparado jamás : ver como su propio padre iba a ser follado por otro hombre.... 

Macario apretó su rostro contra el sobaco peludo de su amante, según notaba como Juan se la introducía poco a poco. Los gemidos de placer de su padre fueron música celestial a oídos de Pablo. De pronto, Juan movió sus caderas hacia delante y le incrustó de golpe todo lo que quedaba. Macario reprimió un grito de placer y dolor y levantó sus caderas para que Juan pudiera moverse con más facilidad. Y comenzó el mete-saca. Ya en ese punto Pablo se sobaba la polla por encima del pantalón, y de buena gana se la hubiera sacado y se hubiera cascado una buena paja, pero no quería que le descubrieran y acabar con aquel momento que le estaba excitando tanto. Extasiado observó como Juan se incorporaba y asiendo las piernas de Macario las levantó hasta depositarlas sobre sus hombros. Gemía como un toro en celo. Macario, a su vez, dejó caer sus brazos hacia atrás y agarró los travesaños del cabecero de madera.
Por alguna razón Pablo clavó sus ojos en los sobacos peludos llenos de sudor de su padre, el cual gemía ya como un toro en celo, abierto en canal. Su padre había cerrado los ojos y de su boca entreabierta salían pequeños suspiros de placer mientras Juan se movía cada vez mas rápido, con su cuerpo empapado de sudor, acelerando sus embestidas. Pablo se hubiera corrido ahí mismo, sin necesidad de tocarse.
De pronto su padre abrió los ojos y pidió más y más, más duro, más rápido, más adentro… Juan, dócil, obedecía a Macario y acabó empujando su cuerpo hacia delante hasta agarrarse al cabecero de la cama, aplastando con su cuerpo el cuerpo de Macario, completamente rendido al placer. Entonces algo se rompió dentro de Pablo. Comenzó como una extraña vibración que notó dentro de sus propias bolas. Realmente fue como si dos sus cojones, prietos como rocas, se estuvieran hinchando sin ningún control, apresados en sus calzones, rodeados por la tela del pantalón. Pronto esa vibración pareció aumentar y tuvo la sensación de que le iba a estallar la polla. Y fue así como Pablo sintió llegar el placer de su propia eyaculación. Por primera vez en su vida, se había corrido de forma espontánea. Como si Juan lo supiera y quisiera acompañarle, comenzó a bramar y a gritar que se derramaba, que se vertía dentro de su amante. Con un último golpe de caderas que hizo lanzar un grito a Macario, Juan comprimió su culo y comenzó a eyacular dentro del culo de su amigo.

Después, como en una cacofonía, los gritos de placer inundaron toda la sala, y la pareció escuchar la voz de su padre que, entre jadeos, gritaba: ¡Me corro Juan!
Pablo, aún aturdido a causa de su propio orgasmo, decidió retirarse. No quería ser descubierto.
Sin saber qué hacer, Pablo deambuló fuera del caserón de Juan, oculto entre las sombras. Al poco, apareció su padre colocándose la camisa dentro de los pantalones. Iba como flotando aunque Pablo supo que caminaba separando un poco las piernas. Tal vez tendría el culo un poco adolorido a causa de la enculada de Juan. Se imaginó que este se habría quedado dormido en la cama llena de sudor y de olor a hombre.
Cuando poco después su padre le descubrió y le pregunto qué hacía allí, Pablo decidió inventarse una excusa: fingió estar borracho y le explicó que quería dar una vuelta por el campo para despejarse, antes de volver a casa. Macario le reprendió que hubiera bebido tanto y tomándolo del brazo le llevó hacia la oscuridad del campo. Pablo andaba nervioso a su lado, su polla había vuelto a endurecerse con los bríos de la juventud y por el recuerdo de lo que había visto. No dejaba de pensar que le gustaría poder introducirse dentro del culo de su padre tal como había hecho Juan. No podía dejar de darle vueltas a que le encantaría meter su polla dura en la boca de padre. Era una idea que se repetía incesantemente en mente, sintiendo los paternales brazos de Macario sobre sus hombros. Podría ser muy capaz, llegado el momento.
La cuestión era… ¿Cómo?
Por: Holden,
CONTINUARÁ...
Para continuar leyendo esta aventura, haz click AQUÍ.
-------------------
NOTA: Si os gustó, y queréís/quieren saber cómo sigue, pedírle/pídanle a su autor, desde la sección de comentarios, que nos envíe la continuación ya.

domingo, 6 de julio de 2014

La cabaña en el bosque

Sorpresa y total desconocimiento al toparme con este vídeo.


He aquí a dos de sus protagonistas:

Vinnie D'Angelo
Jude Collin.


Son Vinnie D'Angelo y Jude Collin. Pero, ¿alguien sabe quién es el tercero en discordia?
Y lo más importante: ¿a qué película pertenece este trío?
Yo, más que sin manías, estoy sin respuestas.

---------------------------------------------------------------------------------------
RESPUESTAS---> La peli se llama Winter Heat (Calor de Invierno) de Falcon Studios, publicada en 2008.
El otro tipo es Justin Jameson
Gracias por vuestra colaboración.



jueves, 3 de julio de 2014

Brothers and other fantasies



Esta película tiene que ver con las fantasías y con los deseos cumplidos, de modo que tengan cuidado con lo que desean, que a veces sus deseos se hacen realidad. Y yo ahora, estoy apunto de hacer eso mismo y convertir un deseo en realidad. 
Y es que Gus, le petit enfant terrible de Sin Manías ya nos habló en su día de esta película aquí. Y como ven, sólo teníamos un cachito de película. Pero Gus quería más, y ahora parece ser que ha sonado la flauta -sin dobles sentidos-  y ha habido suerte. 
Esta es una película de Chi Chi La Rue, reinona del gay pride de San Francisco, pero buen director y mejor creador de buenos momentos X. Aquí lo demuestra una vez más: cuatro amigos se reúnen una tarde aburridos y de pronto comienzan a platicar entre ellos sobre sus fantasías sexuales... Son las fantasías de Lee Driver, Tommy Lord, Tanner Hayes y Vince Bandero -este útlimo con estrella invitada, su propio hermano en la vida real, Matt Bandero.
¡Oh, ya casi lo olvido! También está Spike.
¿Qué más se puede pedir?





NOTA: Para Gus y para Sunday,
Cumpliendo algunos deseos.

martes, 1 de julio de 2014

Stepfather's Secret ( Part 4) CUM Together!


SINmaníacos -señores y jovencitos- me duele en el alma tener que llegar hasta aquí. Y mucho. 
Dicen que todo lo que alguna vez comienza, tiene que terminar. Ha sido uno de los vídeos más buscados en la red en lo que llevamos de año; y ha sido uno de los vídeos que más comentarios ha generado en toda la -breve- historia el blog. A todos vosotros sólo me queda gritar un enorme ¡G R A C I A S!
Gracias por enviar links a los diferentes vídeos que componen la película, gracias por los comentarios que avisaban que se había caído el vídeo, gracias por  decir simplemente que os gustaba; en definitiva, gracias por mantener viva la llama... 


La mejor producción de Manhunt Daily y Men.com de 2014: Stepfather's Secret o las andazas de este papá, Dick Carbor, junto a sus tres hijastros, Jonhny Rapid, Trevor Spade y Scott Harbor.
La cuarta y, hasta la fecha, última parte de esta producción que, como ya dijimos en la presentación de la primera, consta de cuatro partes no necesariamente dependientes la una de la otra, y que funcionan muy bien vistas cada una por separado, presenta un cóctel explosivo.
Para este apoteósico final, están todos juntos... ¡En familia!
Cum together!

Código de incrustación, gentileza de Herron Hedrry

Double Vision: My twin gets fucked


Lo que viene ahora, entrando de lleno en el verano, es un auténtico festival de twins: los gemelos Fisher, con los gemelos Woods, como invitados. A ellos se les añade Jarret Fox, Jack Diamond y otros machitos con pinta de jovencitos, cuyo único objetivo es hacerte entrar en calor. No lo dudes: quítate la ropa que esto quema.  Produce Miami Studios, lo que a estas alturas da igual e importa poco. Dirige uno de los gemelos, Matt Woods.... 
Double Vision: My twink gets fucked (2006), o Visión doble: se follan a mi gemelo, es pura fantasía twink, al aire libre. Y no es que veas doble, es que la cosa está que arde. Y un consejo, si te gusta la carne joven, ten cuidado y no te empaches.

Alan y Alex Fisher
Mark y Matt Woods
Jarret Fox