LEER ANTES DE USAR.

-Comentarios sujetos a moderación.
-Sin Manías NO ES un blog de contactos entre sus lectores y/o miembros, ni de intercambios de experiencias.


-NO SE ADMITE la publicación de datos personales de usuarios, como emails, nº de teléfono, links a páginas de FACEBOOK o similares al comentar una entrada del blog. Cualquier intento NO SERÁ PUBLICADO y AUTOMÁTICAMENTE REPORTADO a blogger como SPAM. Mostrar públicamente este tipo de datos es algo que los usuarios registrados deciden al crear y/o modificar su perfiles en blogger, hecho totalmente ajeno a Sin Manías y del cual no nos hacemos responsables.


-NO se admite PORNOGRAFÍA INFANTIL.
-TODOS los modelos son mayores de 18 AÑOS.
-Contenidos VIOLENTOS NO serán admitidos.
-TODO lo que vas a ver aquí es PURA FICCIÓN.


-TODOS los VÍDEOS y FOTOGRAFÍAS han sido obtenidos gratuitamente DE LA RED. No se dispone del copyright de los mismos. Si algún contenido te pertenece y no deseas que aparezca, contacta con el administrador, y tu material será inmediatamente eliminado de este blog.


Y una recomendación final:
... Si no te gusta lo expuesto más arriba, y lo consideras ofensivo, no sigas leyendo y sal inmediatamente de esta página.


lunes, 29 de junio de 2015

mUy PrOnTo

                         
             Si te gustó...



 Este verano vas a comprobar que...




¡Más intercambios!
¡Más sexo!
¡Más lujuria!


MUY PRONTO:

Padres e hijos en...




sábado, 27 de junio de 2015

Profunda amistad - Relato

PROFUNDA AMISTAD.
- ¡Buenas tardes!
-¡Buenas tardes! Rodrigo esta en el patio. Pásale que ya me tengo que ir – dijo la madre de Rodrigo al abrirme la puerta.
Ella tenía un compromiso urgente y su esposo estaba trabajando también, así que estaría a solas con Rodrigo toda la tarde. En mis adentros me alegré de ello, pero no sospechaba que el día mejoraría mucho más aun, aunque en realidad no estaríamos solos. El hermano menor de Rodrigo, Gustavo, estaba en casa, pero siempre nos era fácil ignorarlo. Me los encontré a ambos en el patio y tras echar relajo y bromear un rato, Rodrigo y yo nos fuimos a su habitación a jugar a los vídeojuegos. Últimamente estábamos viciados a los vídeojuegos. 


En ese entonces tenía aproximadamente tres años de conocer a Rodrigo en la escuela, y nos habíamos hecho buenos amigos. Inseparables a la hora del almuerzo y con las hormonas de esa edad, inevitablemente me entró una tentación enorme por su sexo, claro. Rodrigo tenía cabello negro corto y un poco largo en la nuca, unos ojos cafés muy vivos y una sonrisa que me obligaba a sonreír con él. No era un chico feo y varias chicas de otras clases se interesaban por él aunque él siempre metía la pata. Siempre fue muy torpe con las chicas. Siempre.
Era su turno de jugar la Playstion y por alguna razón sentí que era mi oportunidad. ¿ De qué? No lo sabía con certeza, pero al estar él tumbado en la cama, me recosté entre sus piernas, con mi cabeza cerca de su entrepierna. Moví un poco mi mano para tocar su pierna y él protesto.
- ¡Hey! -exclamó -¡Párale ya!-
Me detuve un momento pero sin disimular nada le agarre el muslo y apreté
- ¿Te hace cosquillas? ¿Eh?
- ¡Hey! ¡Yaaa! -gritó mi amigo, y dando un respingo, trató de quitarme de encima suyo, sin soltar el control de la play, ni alejar la mirada de la pantalla.
-¿Qué te pasa güey? -exclamó más que preguntó.
Disimulando, que no hacía más que joderlo para interrumpir su juego, me estaba dando un agasajo apretando sus piernas y picando su estomago. Entre juegos infantiles mi mano paso a su entrepierna, a sus jeans. Apreté ese paquete que tantas ansias me daba y el dio un salto.
-¡Jajaja! - se rió, aparentemente pensando que se trataría de una broma entre meros machos- ¡No güey! ¡Ya déjame!
Estaba claro que Rodrigo aún lo estaba tomando como un juego, así que seguí pasando mi mano por su ingle, a veces acariciando sus bolas, riendo y siguiendo el juego. El movimiento debajo de la gruesa mezclilla era evidente. Sentía como se endurecía algo, y que empujaba queriendo salir... 
– ¡Jajaja, ni con esto se te para, así de chiquita la debes de tener! –-me burlé, aunque pensase todo lo contrario. 

- ¿En serio? ¡Vas a ver, síguete haciendo el chisto! – me dijo burlón. Abrió el cierre y metió su mano en la hendidura, para luego sacarla junto con su miembro. Tomó el control y siguió jugando, triunfante. Ante mi estaba mi mejor amigo, con las piernas abiertas y con su verga saliendo del cierre de su pantalón. ¡Dios! ¡Ese miembro de tono un poco oscuro y con venas bien delineadas en su contorno! Del agujero de en medio del grueso pellejo se veía una puntita rosada que me encandilaba. Era el primer miembro masculino que veía en mi vida, e incitó a mi propia erección en ese momento, así como a que mi rostro se sonrojara. No sabía ya qué hacer y él pareció notar mi silencio.
- ¡Sabía que te dejaría frio… todos se quedan así con la gran polla de Rodrigo! -exclamó triunfante, mi amigo, impostando su voz, como el narrador del programa de la tele de superhéroes....
Impasible al falsete de su voz, acerqué mi mano y toqué su verga. La acaricié. Sentí su suave tibieza y la moví un poco. Yo ya no sabía lo que hacía. ¿Acaso estaba quería masturbar a mi mejor amigo? ¿Sólo eso?
- ¡No güey, ya déjame! -susurró Rodrigó. Luego se agitó, pero no solté su miembro y decididamente empecé a masturbarle suavemente. Me esperaba un golpe de él, pero siguió con su juego, atento a la pantalla, haciendo que el monigote del vídeojuego siguiera dando patadas y puñetazos como un autómata. Luego Rodrigó pareció relajarse. El órgano viril seguía creciendo entre mis dedos al mismo tiempo que el mío, que casi taladraba mi pantalón por salir. El deseo me ganó y me lancé a engullir su erección. Mi buen amigo soltó el control de una buena vez y sobresaltado quiso incorporarse
– ¡No! ¡No! ¡No! -gritó. Su voz me sonó algo histérica. -¿Pero qué haces?
Yo no cedí hasta que dejo de moverse. Parecíera que ese miembro hervíese dentro de mi boca. Ya crecía un poquito más con cada chupada que le daba, chupadas entre cortadas, debido a mi inexperiencia, pero en ese punto Rodrigo ya no me rechazaba. Ya por fin había cedido. 
– ¡Jorge! Que haces? ¡Aaaah! -Me levanté y dejé su polla húmeda y con el glande casi totalmente fuera
–¡Sabe rico! -le dije, por decir algo.
- ¿Te gusta, Jorge? – me preguntó con sorpresa, a lo que yo le pasé mi lengua de la base de su miembro hasta ese suave y rico glande
– Si -afirmé- ¿A ti no?
- ¿Me la mamarias?
Obviamente la pregutna sobraba.
-¿En serio? - preguntó de nuevo.
Ante mi silencio, se relajó y puso los brazos detrás de su nuca. Sin pensarlo dos veces volví a engullir si sabroso órgano, tratando de abarcarlo todo con mucha dificultad. Fue un rato duro ese pedacito de paraíso, hasta que mi amigo se incorporó de nuevo y gritó colérico:
– ¿Qué carajo haces aquí?
- ¿Qué hacen? - preguntó una voz quebrada y aguda de adolescente. Provenía de la puerta. Era Gustavo, su hermanito.
–¡Nada idiota! ¡Vete ya!- chilló enfadado Rodrigo.
Yo no me inmute y seguí saboreando ese pedazo de carne en mi boca. Rodrigo se estiro y alcanzó mis pantalones con sus manos, le ayude con el cierre y sacó mi verga bien erecta. Titubeó al encontrarla ya húmeda pero sus manos finalmente cedieron a la tentación y me masturbó de un modo algo brusco.
-¡Ya Gustavo lárgate! -oí que Rodrigó decía encolerizado.
Su hermano aún no se iba hasta que un rato después escuché la puerta del cuarto cerrarse. Sentía mucho interés por obvias razones y me alegré de no haber visto su cara. No sabría cómo volver a mirarlo a la cara sabiendo que me encontró haciéndole sexo oral a su hermano mayor. La incomodidad de la posición no nos dejo durar mucho así, entonces nos recostamos uno junto al otro, masturbándonos mutuamente .
-¿Ya lo habías hecho antes? – me preguntó, a lo que le respondí que no. Yo no tenía claro qué respuesta dar
– No, todavía no… -añadí ruborizado. -No he llegado a tanto con las nenas de la escuela.
En realidad esperaba que ya tuviera experiencia, pero el que ambos fuéramos vírgenes, o por lo menos lo era yo, ayudó a que me relajara más y que me encendiera mas el morbo. Y sin más nos quitamos la playera y yo quedé encantado. No poseía un cuerpo de dios griego, más bien normalito, con barriga y algo de vello en el medio de su pecho, pero era el primer cuerpo desnudo que veía y me calentó aun más. Recorrí su joven piel con mis manos, disfrutando cada palmo, desde sus hombros hasta su ombligo. El hizo lo mismo y se cebó especialmente en mi pecho, imaginando quizás que eran pechos de una chica . Sobó mis pectorales circularmente y los apretó casi queriéndolos hacer crecer. Esto me hizo sentir muy sucio por alguna razón, y a él le encanto, ya notaba el sudor en su frente y su respiración agitarse. Su mirada era increíblemente pícara y se agacho a lamer mis pezones. Primero como un gato, pero eventualmente de forma más efusiva, abarcaba cuanto más podía, con ánimos casi de comérselos. Mis pezones se endurecían bajo el toque de su lengua y mi erección sufría bajo la presión de su peso. Tome su cabeza y la subí un poco y le di un beso en los labios. El me dio otro y continuamos subiendo el volumen de estos besos hasta hacerlos más escandalosos. Eran mis primeros besos, pero como algún tipo de instinto. Practicamos entre nosotros y enseguida nuestras lenguas se cruzaron y enredaron y nuestros labios devoraban la boca el uno del otro con la fuerza de la juventud y la excitación de la primera vez. Nos abrazamos y le rodeé con mis piernas. Nuestras manos pasaban de la espalda a nuestro trasero, empujando los pantalones hacia abajo para finalmente estar desnudos y poder empaparnos en nuestro sudor. Mis labios pasaban de sus labios a su cuello y nuca hasta que Rodrigo se dedicó a restregar su cadera contra la mía. Nuestras erecciones atrapadas entre nuestros cuerpos se frotaban mutuamente. Esto era mucho mejor que cualquier cosa que pudiera haber imaginado antes. Jadeábamos y nos besábamos. Sudábamos como nunca antes habíamos sudado y Rodrigo botaba encima de mí con mis piernas alrededor suyo. Parecía que ya estábamos follando en todo el sentido de la palabra
– ¿Te la meto? ¿Quieres que te penetre?- me cuestionó
- ¿Lo harías? -me oí preguntarle, como en sueños . Y luego creo que le pedí... o le rogué y supliqué que lo hiciera.
- ¡Si! -grité por fin sin ningún pudor- ¡Si, Rodrigo! ¡Fóllame!
- ¿Tanto la quieres? -bromeó él.
Tras unos segundos, se armó de valor y añadió:
-¡De haber sabido antes…! Sólo no vayas a decir nada
Sus absurdas inquietudes en aquel momento me hartaron y le besé abriendo más las piernas para él. Sus manos tentalearon mis huevos y bajaron hasta llegar a mi ano. Su cuerpo bajó y sentí su caliente espada tocar esa zona tan enervada en ese momento. Empujó y mi ano lo repelió. ¡Ese miembro tan húmedo con saliva resbalaba con mucha facilidad! 
Y en pie abrió bien mis piernas para inspeccionar mi agujero con exactitud. Sentí pena por un instante, pero me gano la calentura al sentir de nuevo el fierro empujar. Mi piel cedía pero mi agujero no abría bien para que entrara. Era increíblemente frustrante. Me di la vuelta para intentarlo a cuatro patas y la polla empujaba, la punta entraba momentáneamente pero se resbalaba, o al dejar de presionar, mi culo sacaba los pocos milímetros que entraban. Rodrigo estaba encantado, no se cansaba de probar, pero yo por otro lado ya me estaba hartando. Me frustraba, y cada intento me causaba más y más dolor, y la erección y el deseo se me iban.

- ¡Jajaja jodeeer….no puedo creerlo…! -Clamó una voz, de nuevo desde la oscuridad del fondo de la puerta de su habitación. Esa no era la voz de mi amigo. Era una voz más delgada, aguda y rota. Una voz de adolescente. ¡De nuevo Gustavo! 
Ambos nos dimos la vuelta y en la puerta estaba el hermano menor de mi amigo, con una cara de sorpresa y estupefacción que no podía con ella. Y junto a él estaba su padre con una expresión de terror ensombreciendo su rostro, aún más desencajado y estático que la de su hijo menor.
- ¿Pero qué hacen? -aulló el hombre.
Continuará...
Por Devilman
------------------------------------------------------------------------------------------------------
Mezclilla: tela de la que está hecha un prenda vaquera, como por ejemplo unos jeans.
Prefiero mezclilla en español, que el término inglés denim.
------------------------------------------------------------------------------------------------------
Un viejo y querido conocido del blog nos envía su relato.
¡Gracias Devilman!
Envía tu relato a: umbral_1@yahoo.es

The Session. - Por Bruno B.


Padre e hijo, 
médico y paciente 
y Bruno B.









Gracias especiales a Gus, 
por decirme adónde debía mirar.


lunes, 22 de junio de 2015

Houseboy 3ª parte

Del estudio Men.com


En esta tercera parte, Paul Wagner tiene algunos invitados a cenar: Landon Conrad, Logan Vaughn.
Pero antes del plato principal, su criado Johnny Rapid les ofrece un aperitivo tentador: su polla y culo.
Landon, Logan y Paul se vuelven locos usando el jóven y apretado agujero de Johnny.

Una increíble escena con machos calientes y la energía de Johnny.




Joe Gage Sex Files 18 - Runaway Sons Part 4

Del estudio Ray Dragon, lanzada a la venta el 2 de marzo de 2015, cuenta con las actuaciones de 
Joe Parker
Justin Beal
Leo Sweetwood
Josh Kole
Gianni Purelli


Y para finalizar no hay nada mejor que una orgía.



jueves, 18 de junio de 2015

Joe Gage Sex Files Vol. 17 - Doctors and Dads 3. De nuevo en consulta.


La cuarta -y definitiva- escena de los Archivos de Sexo Vol. 17 de Joe Gage - Doctors and Dads 3 nos remite de nuevo en consulta. Es lógico: el tema va de doctores, de jovencitos pacientes, y de hombres maduros que, en ciertas ocasiones son el padre o algún pariente de los pacientes en consulta médica. Aquí no me ha quedado claro quién es el misterioso maduro de la derecha, ése de la foto de portada que de perfil, se la pela mientras acaricia los pezones de uno de los pacientes... El audio del vídeo, poco claro al inicio de esta escena, me confunde. Si lo sabes tú nos lo haces llegar y asunto aclarado... Lo que si me ha quedado claro es que el joven ayudante del doctor, Mike Chambers, debe de agradecer al cielo, al séptimo cielo y a los otros siete que hubiera encima, cada vez que va a trabajar... Esta es sin duda una de las consultas médicas más serias del mundo, pero a la vez, la más cachonda del universo occidental homosexual, con permiso del heterosexual... 

Ahora Joe Parker, recién llegado de los barracones militares, está al mando de la consulta. Y claro, nuevos reclutas pasan por allá, y es obvio que un chequeo les pondrá el instrumento tan tieso y tan duro que el concurso de las artes médicas -leasé sexuales- será necesario... Los reclutas Austin Ryan y Davin Moss, a quien ya vimos en Dad gets into trouble, bueno más que verle a él, lo que vimos fue su descomunal verga, pues eso, ambos reclutas sabrán agradecer como es debido tal chequeo... 
¿Pero quien es en la trama, insisto, el maduro calvito que tanto disfruta? Sailor Blue es su nombre artístico. Y no defrauda. ¿No es cierto?

Mike Chambers, Austin Ryan, Devin Moss y Sailor Blue


Pero esto no acaba aquí. Si ya te has corrido viendo el vídeo, ahora límpiate y atiende.
Antes mencioné  Dad gets intro trouble.
Yo, como tú. creía que la serie Dad, todas ellas protagonizadas por Allan Silver, era una trilogía:
-Dad takes a fishing trip (2009)
-Dad goes to college (2012)
-Dad gets into trouble (2013)


Pues tengo la prueba de que todos estábamos en un error. La serie Dad acaba de convertirse en una cuatrilogía. Y para ser fieles al diccionario del español, lo correcto es decir una tetralogía (del griego clásico 'tetra' -cuatro' y 'logía' -tratado, ciencia-) Todo lo cual supone una novedad absoluta. Primero porque parece ser que hasta ahora, Joe Gage, lo hacía todo de tres en tres... Doctors and Dads 1, 2 y 3
¿No? Y segundo, y principal, porque no tenía ni idea que Joe Gage supiera griego clásico. 
¡Será moda en California! Pero como decía, he aquí la prueba:
Dad out West.
A la venta en USA el próximo 24 de Junio. El resto, una vez más, a esperar.




Infinitas gracias a Herron.

martes, 16 de junio de 2015

Homewrecker


Homewrecker (El rompehogares) del estudio Men.com


Chris Harder piensa que Jarec Wentworth es muy caliente y el hecho de que él está atado a su mujer y su hijo le hace aún más caliente.
Chris se las arregla para conseguir llevar a Jarec a su apartamento, donde Jarec le explica que su esposa no está feliz porque él dejó su trabajo en la construcción.
Chris ayuda a Jarec a aliviar su estrés por ser un esposo y padre utilizando su garganta profunda con su polla, para que luego le de con fuerza en su lindo culo de rompehogares.



sábado, 13 de junio de 2015

Joe Gage Sex Files 18 - Runaway Sons Part 3

Del estudio Ray Dragon, lanzada a la venta el 2 de marzo de 2015, cuenta con las actuaciones de 
JD Ryder
Joe Parker


Joe Parker cita a JD Ryder para hablar sobre el por qué se encuentra recluido en el centro. Joe le pregunta que si fue difícil el que su padre lo haya encerrado ahí a lo que Ryder responde que si, en especial cuando tuvo su verga en su culo. Joe se sorprende al escuchar que fue violado y le pregunta que por que no dijo nada y si lo lastimó a lo que Ryder responde que no.
La cosa comienza a ponerse caliente cuando Joe le pregunta a Ryder si puede echar un vistazo y este acepta...


jueves, 11 de junio de 2015

Joe Gage Sex Files Vol. 17 - Doctors and Dads 3. En familia



Ahora, señores sinmaníacos es cuando todo el circo comienza a tener sentido,
Si en el primera escena, el soso pero vicioso de Tom Nero se hacía la revisión médica en la consulta del bueno de Dirk Caber, en esta última escena ya sabemos el porqué. Bueno, el chequeo médico estaba justificado: el joven recluta se marchaba pa' los barracones militares por una buena temporada. Si el buenorro de Joe Parker abría la segunda escena y se ponía a mil con la foto del hijo de Dirk Caber, sólo anticipaba que ambos médicos son socios y comparten consulta en la ciudad... Pero si además, el papá de Joe Parker es colega de profesión de Dirk Caber, y este colega espera la llegada en barracones de su otro retoño, que resulta ser Tom Nero...  la cosa comienza a complicarse... Estoy hablando de Scott Reynolds, hombre que hará las delicias de los amantes de los maduritos, chubbies, con barriga y bigote castigador... El padre esperando a su hijo.
La tercera escena comienza así: padre e hijo, o Scott Reynolds y Tom Nero, que son médico y paciente, están solos bajo la carpa militar. Tom Nero se está tasando, pesando o midiendo, o ambas cosas a la vez... La conversación es banal e insustancial... Hasta que un ligero olorcillo da directo en la narices del padre y médico, Scott Reynolds. ¿Qué sería ese olorcillo? ¿Los restos de semen de la corrida de Tom Nero en la primera escena? Como buen científico que es, el doctor debe llegar hasta el final y descubir qué es ese olor. Para ello, le pide a su hijo que se baje los pantalones... En esas están cuando de pronto, se corre -en este caso, correrse como moverse, no seáis malpensados- la lona de la tienda y aparece un fornido y barbudo soldado. Se trata de Bryan Slater, el 'otro' hermano. Y con lo cual tenemos a la familia casi reunida: el hijo mayor, con los pantalones bajados hasta los tobillos mientras su padre le olisquea su sexo, y el hijo menor que contempla la escena con lascivia... Y por supuesto, estás tú.





Gracias muy especiales a Herron. Un buen colega.

sábado, 6 de junio de 2015

Joe Gage Sex Files 18 - Runaway Sons Part 2

Del estudio Ray Dragon, lanzada a la venta el 2 de marzo de 2015, cuenta con las actuaciones de 
Mike Chambers
Joe Parker
Tonny Dazzle


Encontramos a Mike Chambers hablando con el oficial Joe Parker a la espera de la llegada de Tonny Dazzle, el padre de Mike. Este viene al Centro Correccional Juvenil de Raleigh para hablar con su hijo sobre el motivo por el que se encuentra recluido ahí. Al llegar Tonny le dice a Mike que le gustaría verlo chupar una polla y le pregunta si ya lo ha hecho a lo que Mike se niega. Entonces Tonny llama al oficial Joe y le dice: "Este muchacho quiere saber que se siente tener una polla en su boca. Y yo quiero verlo" aunque Mike se niega a hacerlo. Joe duda en la propuesta, pero acepta. Mike está atónito ante lo que ve y viéndose acorralado acepta la propuesta...



jueves, 4 de junio de 2015

Joe Gage Sex Files Vol. 17 - Doctors and Dads 3. Bajo la carpa.



La segunda escena de Joe Gage Sex Files Vol 17 - Doctors and Dads 3 (uff que lío de cifras y letras) viene sobrecargada en intenciones y abre una senda para lo que vendrá después, puesto que las otras dos escenas que nos quedan por revelar son, sencillamente, purito sinmaníacas.  Sin embargo, en esta ocasión, entramos de cabeza en el fetiche militar que ya vimos en Armed Forces Physical (2013, Ray Dragon Studios) y el que no falta de nada: una carpa (tienda) militar, oficiales del ejército que a su vez son médicos y mucho color caqui.
Los fetichistas de los uniformes militares se encontrarán como en casa, viendo el inicio de esta escena, en la que sentados frente a frente, y separados por una pequeña mesa de trabajo, Joe Parker le entrega su último informe a Dirk Caber, ambos respetados médicos, antes de abandonar la base militar y partir a la ciudad, para hacerse cargo temporalmente del consultorio médico de nuestro querídismo padrastro. Pronto sabremos que Joe Parker, es el hijo de un colega del bueno de Dirk, y que dicho colega, aguarda entre bambalinas para hacer acto de presencia en una próxima escena... Pero sin abandonar la tienda militar, los diálogos nos conducen a una extraña situación en la que parece ser que la fotografía del hijo de Dirk Caber, puesta deliberadamente sobre la mesa y de caras a Joe Parker, revela las duras condiciones de abstinencia sexual que implican las condiciones de la base militar. Pronto suceden dos cosas que darán un giro inesperado a la situación formal que viven estos dos profesionales de la medicina y del mundo de las fuerzas armadas: la erección en los pantalones de Joe Parker, imposible de esconder a la vista de Dirk Caber, y que este último va más caliente que la plancha de un McDonalds...

Y aún con la fotografía del hijo de Dirk Caber entre los dos hombres, la calentura termina por desinhibirlos y en plan 'presenten armas' exhibirán su sexo el uno al otro, a modo de reclamo, hasta que tendrá lugar una masturbación entre ambos... A la fiesta se unirá Sailor Blue, estúpido pseudónimo para el tipo que se la pela todo el rato en esta escena y que, en mi opinión es el verdadero voyeur aquí... Y en esta estamos, en una caliente masturbación grupal cuando, desde la sombras, al otro lado de la carpa militar, una joven figura barbilampiña contempla la escena: el hijo de Dirk Caber, o en la ficción de la historia,  Kyler Ash. ¿Tu estabas harto de ver a Dirk Caber haciendo de padrastro y follándose a sus hijastros? ¿Querías verle haciendo de padre, con su propio hijo alrededor? Me alegra saber que tus deseos se hacen realidad en este vídeo. 


¡Atención que paso revista! Presenten... ¡Armas!

Gracias especiales a Herron, por su trabajo.